La casa del sur

Primer año de la Casa Teatro El Poblado
La casa del sur
“Una casa es el lugar donde uno es esperado”


“¿En dónde vamos a encontrarnos cuando seamos grandes?”, fue la pregunta que se hizo un grupo de amigos en los años 80. Veinte años después, la Casa Teatro El Poblado fue el resultado de ese sueño cuando esos amigos, ahora empresarios y profesionales en diferentes áreas artísticas, consolidaron la idea con la creación de la Fundación Casa Teatro El Poblado. La intención, tener un lugar de encuentro en el sur, particularmente en la comuna 14, a la cual veían excluida de las dinámicas culturales que se dan en la ciudad.

El 25 de abril de 2013 se abrió al fin la Casa. A su grupo de trabajo le gusta porque no fue remodelada sino construida exclusivamente para las artes. La amigable frase del escritor Antonio Gala: “Una casa es el lugar donde uno es esperado”, es la que han elegido para que sus visitantes, sin timidez alguna, se acerquen y la disfruten. Así ha sucedido desde hace un año.

La Casa Teatro El Poblado se ha convertido en ese patio al aire libre, en ese lugar para sentarse a charlar, en esa nueva experiencia para muchos, donde se aprecian las artes y la música, en medio de tantos edificios en el barrio Santa María de Los Ángeles. Allí comparten las familias o caminantes que se la encuentran de paso y entran a curiosear. La Galería es la gran puerta. Pasan, se detienen en la exposición de turno, la ojean, se toman fotos y vuelven a salir. Están también los que han consolidado sus encuentros, como tres señoras, que cada miércoles llegan puntuales a las dos de la tarde y se les puede ir el día tranquilamente hasta las ocho de la noche jugando cartas y Rummi-Q.

El Café que atrae a tantos vecinos, es el lugar donde se hace el coqueteo para que también se interesen por los espectáculos del escenario. El cine es la actividad tradicional y la música la que más convoca, tanto al público como a los músicos que en su mayoría solicitan el sitio. Pero también ha habido espacio para el teatro y la danza, con el paso de diferentes grupos y compañías de la ciudad que ponen a circular sus obras por este lado del sur; y para el arte, con la acogida a artistas jóvenes locales y a maestros imperecederos como Pedro Nel Gómez, en nueve exposiciones hasta ahora. Domingo al Parque es la otra opción que las familias y los niños tienen el último domingo de cada mes, para jugar, pintar, hacer un picnic y aprender.

Desde su apertura hasta abril de 2014, la Casa Teatro realizó 267 eventos y contó con la asistencia de 12.868 personas. “Hemos sido un puerto para que muchas embarcaciones vengan y lo más bonito es cuando la gente se empieza a acercar en una experiencia tan sencilla como ver y escuchar”, dice su directora, Marta Salazar. Ahora el reto más grande es la formación de públicos, que de hecho es muy diverso. “Estamos concentrados en formar el público de una manera muy amorosa, no en la forma de ver al culto o al inculto, sino en la necesidad del arte para vivir”, finaliza.