Julián Posada

Julián Posada
Un hombre consecuente con su sensibilidad.

Tal vez la diferencia, bien simple, que marca al Julián Posada de hoy en relación con el de 2000, año en el que Carlos Tobón le hizo este retrato, es que ahora ya no lleva gafas. Sigue siendo la misma persona amable y cálida, con esa sensibilidad que desde siempre lo marcó. Lo que sí ha evolucionado es su trayectoria profesional que ahora no solo lo ubica como el hombre de mercadeo de Inexmoda, sino que también le ha permitido participar, de manera frontal, en la toma de decisiones de varias marcas para lanzar sus productos, en la curaduría de importantes montajes y exposiciones de moda, en la creación cada vez más depurada de espacios efímeros y claro, como se lo dicta su vocación, en la docencia a través de la cual transmite sus conocimientos en la Colegiatura y con la cual da rienda suelta a ese periodista intínseco que de suyo ha llevado siempre. Empresario, asesor, catedrático y artista de corazón, Julián Posada sí sigue siendo el mismo en su esencia cada día con mayor formación.