Jaffa, el Pastor de Briard

Jaffa, el Pastor de Briard
Es un perro francés, también conocido como Berger de Brie, cuyos orígenes se ubican en el siglo XIV. Ha sido un buen compañero del hombre, al que le ha prestado sus servicios en la guía de rebaños y en la guarda de la granja y la familia. Se le conoce como “un peludo todo corazón”.

Sus instintos de guía de ovejas son tan marcados, aún entre los que no son animales del campo, que con frecuencia le da por empujar con la cabeza a su dueño para dirigirlo, y a los niños para mantenerlos reunidos o en los que él considera terrenos seguros.

Durante la Primera Guerra fue el perro oficial del ejército francés, no sin sufrir tal cantidad de bajas como para que la existencia de la raza estuviera en riesgo. Fue utilizado en primera línea de combate para el transporte de provisiones y como centinela y rescatista de heridos. Ahora el cáncer es la razón principal de la muerte de los Briard.

Las orejas, implantadas altas y llevadas erguidas, son un distintivo de este animal, al igual que el pelo, ondulado, largo, seco, casi impermeable, que le tapa los ojos y que le da forma a cejas, bigote y barba. Tiene un deseo permanente de complacer a su amo y un carácter bonachón que lo hace particularmente adecuado para convivir con niños.

Altura
El macho 62 a 68 centímetros y la hembra 56 a 64.
Peso
34 a 41 kilos.
Colores
Todos menos el blanco.
Promedio de vida
12 a 14 años.
Tenga en cuenta
Requiere cepillado frecuente.
Tenga en cuenta II
Su carácter maravilloso solo puede ser desarrollado por alguien que tenga para ofrecer tiempo y cariño. Requiere entrenamiento temprano porque es extrovertido y escandaloso.
Relación con los niños
Muy buena.
Relación con otros perros
Buena.
Carácter
Valiente, tierno, inteligente, obediente, leal, y reservado con los extraños.