¡Un poco de disciplina por favor!

La visita al "doctor correa"

Pegarle a un niño. De eso se trata. Por más que se hable con eufemismos, en últimas se trata de pegarle a un niño. La Academia Americana de Pediatría no aprueba el castigo físico bajo ninguna circunstancia, ni la ONU, ni la ley. Estas son algunas de las razones por las que la Academia llama a los padres a no pegarle nunca a sus hijos:
El castigo físico le enseña al niño que está bien golpear cuando se está enfadado.

Los golpes pueden herir físicamente a los niños.

En vez de enseñar a los niños a modificar su comportamiento, el castigo físico hace que le tengan miedo a los padres y simplemente les enseña a evitar que les pillen haciendo algo mal.

En el caso de niños que buscan llamar la atención, los golpes, inadvertidamente recompensan a los niños brindándoles atención: la atención negativa es mejor que ninguna atención.