Inseguridad

    Inseguridad
    Varias personas se han quejado en esta redacción de los raponazos de que son víctimas mientras van en su carro o incluso en taxis. “Lo peor”, alerta un médico, “es que me tocó atender un caso de escopolamina suministrada a una mujer por una ventanilla, a través de un supuesto aviso comercial que le fue entregado durante el día en uno de los semáforos de la Avenida de El Poblado”.