Indígenas emberás, que eran explotados en Medellín, regresan al Chocó

Hay indicios que los indígenas emberás son utilizados por otras para pedir limosna en las calles.
Por Daniel Palacio Tamayo
Unos 300 emberá que estaban en condición de mendicidad en la ciudad regresaron al Chocó este viernes. De acuerdo con el Secretario de Inclusión Social y Familia de Medellín, Luis Bernardo Vélez, el regreso de estas 60 familias emberá a su territorio, en el Alto Andágueda en el Chocó, es el primer paso para mejorarles las condiciones de vida a esta población.De acuerdo con el funcionario, en compañía de otras instituciones del departamento vecino y del Gobierno Nacional “hay que revisar qué es lo que pasa para que estas personas vengan, necesitamos apoyo para que no se devuelvan para Medellín”.

La advertencia la hace Vélez, pues diciembre es una de las épocas del año en las que más indígenas son utilizados en medio de condiciones indignas a pedir limosna, por lo que el Secretario pidió a la ciudadanía no darles dinero, porque detrás habría personas inescrupulosas, “que los traen del Chocó y los utilizan para fines lucrativos”, indicó.


“Nosotros queremos enviar un mensaje y es que no podemos permitir que ni a un indígena, ni ningún ciudadano esté en condiciones indignas, de vulnerabilidad, explotación o de mendicidad y delincuencia”, señaló el funcionario quien pidió a la Fiscalía adelantar las investigaciones para dar con las redes que se estarían aprovechando de esta población indígena para la explotación laboral y hasta la trata de personas.

Por otra parte, las autoridades también anunciaron una intervención a los inquilinatos de Niquitao donde estos indígenas se quedaban en Medellín, pero de acuerdo a Vélez, lo hacían en condiciones “indignas, vergonzosas y tristes”.

Por ahora el reto, anuncian las autoridades, es garantizar mejores condiciones de vida en el Chocó a esta población para que el retorno sea sostenible en el tiempo.