“He querido ser prudente”

Entrevista con el alcalde Aníbal Gaviria (1)
“He querido ser prudente”
Justo cuando empieza el año y medio restante de su gobierno, el mandatario local, en visita a Vivir en El Poblado, respondió una a una las preguntas sobre distintos temas de interés para la ciudad y El Poblado

Lo que pretendía ser una rápida visita protocolaria a la sala de redacción de Vivir en El Poblado, terminó convirtiéndose en una entrevista imprevista de más de dos horas, en la que el alcalde Aníbal Gaviria respondió de manera franca y abierta sobre varios asuntos, entre ellos la Valorización, movilidad y, por supuesto, la tragedia de Space. A continuación, algunos apartes de la conversación en esta primera entrega.

Durante el acto de entrega de la Prolongación de la Loma de Los Parra, usted dijo que las obras viales que se están construyendo en El Poblado también benefician a otros barrios y a otros municipios, que es precisamente uno de los argumentos que esgrimen los que se oponen al cobro de Valorización sólo en El Poblado. Siendo así, ¿por qué recae este cobro en la comuna 14?

El principal problema de movilidad que afecta a El Poblado es a la vez el principal problema de movilidad que afecta a Medellín. Pero el problema de movilidad en El Poblado tiene a su vez dos grandes componentes: uno, el atraso en vías estratégicas que debieron haberse construido hace veinte o más años. Nosotros estamos avanzando en ese desatraso histórico, nos está tocando esa tarea y la estamos haciendo con responsabilidad desde todo punto de vista, pero el otro componente es la inmensa cantidad de vehículos y, hay que decirlo con mucho respeto pero con mucha franqueza, el uso inadecuado de estos vehículos, en El Poblado más que en cualquier otra parte de la ciudad.

Por eso entrar en una discusión acerca de si otras áreas deberían pagar también por Valorización en obras en El Poblado sería abrir una discusión filosófica y conceptualmente muy amplia y compleja que podría llevar a que otros sectores de la ciudad hablaran de los impactos negativos que la cantidad de vehículos de El Poblado tiene sobre la circulación en esos sectores.

En El Poblado tenemos los más altos niveles de vida, entonces debemos dar ejemplo de cultura ciudadana

Ahora, yo me refería al beneficio que cualquier obra de movilidad tiene para el sector donde se construye pero para la movilidad conjunta de la ciudad (…).

A pesar de la discusión sobre la Valorización y el cobro en otros sectores de la ciudad e incluso en otros municipios, lo cual es totalmente improcedente porque yo no puedo distribuir Valorización en otros municipios, quiero resaltar es que esta es la primera vez en la historia de Medellín y de Colombia en la cual ya llevamos 72 mil millones de pesos invertidos; la ciudadanía está disfrutando las obras y no se ha cobrado la Valorización todavía. Lo normal antes era cobrar la Valorización y con ella empezar las obras, aquí ya estamos disfrutando las obras y todavía no se ha cobrado la Valorización.

¿Buena parte del problema de la movilidad en El Poblado es causado por el uso indebido de las vías y el parqueo en sitios no permitidos por parte de muchos conductores. ¿Qué está haciendo la Alcaldía frente a esta situación?

Hay que hacer trabajo fuerte de cultura ciudadana en toda la ciudad, pero sobre todo en El Poblado. Aquí se tienen los más altos niveles de vida, entonces debemos dar ejemplo de cultura ciudadana. En El Poblado se puede parafrasear con mucha fuerza la famosísima frase de Keneddy: no preguntes qué puede hacer Medellín por ti, sino qué puedes hacer tú por Medellín. Cualquier ciudadano de Medellín puede aportarle a través de cultura ciudadana, pero los que más le podemos aportar somos los habitantes de El Poblado, por ejemplo en el uso de los vehículos. Empiece a mirar vehículos cuando esté en un taco a las 6 de la tarde… todos con un solo pasajero, así no hay vía que aguante en el mundo. Entonces el problema tiene que ser un trabajo del Estado -y lo estamos haciendo en la ampliación de las vías, en metroplús, en los tranvías- pero también tiene que ser un tema de cultura ciudadana: uno, en el uso colectivo de los vehículos, y dos, en los horarios. Si los ciudadanos hacen cambios en sus horarios, convenidos con las empresas que han manifestado su voluntad de hacerlo, se puede beneficiar la movilidad. Y, por supuesto, el respeto de las normas. Como Estado, tenemos la obligación de hacerlas respetar pero también la ciudadanía de denunciar adecuadamente, por eso estamos poniendo cada vez más al servicio de los ciudadanos formas de denuncia al alcance de su mano, por ejemplo HuecosMed, donde el ciudadano nos hace denuncias con el celular, y queremos avanzar en propuestas similares para atender el tema de las basuras y de las infracciones a normas de tránsito y de parqueo.

También, a través de Seguridad en Línea, hemos puesto al alcance del ciudadano la posibilidad de la denuncia, no solo anónima sino penal. Medellín es la primera ciudad en Colombia y América Latina en la cual los ciudadanos pueden hacer algunas denuncias penales en línea.

¿Cuántas obras viales por Valorización alcanzará a entregar en el año y medio que le queda frente a la Alcaldía?

Aspiramos a terminar las cuatro obras que están empezadas en este momento (pasos a desnivel en las transversales con la 10, Los Balsos y El Tesoro) y aspiramos a iniciar el noventa por ciento de las obras propuestas en los próximos dieciocho meses. Seguramente podremos terminar algunas de las más pequeñas y dejaremos iniciadas otras de las grandes.

De las cuatro obras, vamos cumpliendo cronogramas con tres de ellas; la de El Tesoro tiene un pequeño problema que nos tiene retrasados, pero logramos un acuerdo con uno de los vecinos que nos permitirá un mejor diseño final, recuperar el atraso y cumplir el cronograma.

Si CDO hubiera seguido las instrucciones que dejamos a través de esas instituciones, habríamos seguramente salvado todas las vidas

¿En qué va el proyecto de construir la sede de Telemedellín en el Vivero Municipal?

Va bien, avanzando. Una de las cosas más importantes es que ya está terminando todo el proceso de diseño y que tiene la financiación. Yo hubiera querido, tengo que reconocerlo, haber avanzado más rápido porque ese es un compromiso mío con la ciudadanía desde la campaña, el de ese sector del Vivero Municipal como un parque y ahora lo que hemos querido es que se convierta en un parque con la adición de la sede de Telemedellín, una sede ambientalmente muy amigable pero que además se convierta en una garantía para el uso adecuado del mismo parque. Espero que pueda iniciar su construcción ojalá el último trimestre de este año 2014 o, por tardar, en el primer mes del año próximo, y que podamos por lo menos entregar al servicio de la comunidad la primera fase antes de terminar el año 2015.

Llamo, a través de Vivir en El Poblado, a los gremios de la construcción, la vivienda y a la academia a una reflexión más profunda

¿La constructora Lérida CDO ya pagó al Municipio la plata que costó la atención después de la tragedia?

El tema de Space y de CDO es complejo y con muchas aristas. Me toca empezar por un contexto, lo digo con satisfacción, con orgullo y con franqueza: la Alcaldía de Medellín y todo su equipo de gobierno ha tenido una actuación que como alcalde me deja satisfecho y orgulloso, independientemente de la responsabilidad que en el pasado hayan podido tener otros actores.

Primero, antes de la tragedia la actuación del Dagrd y de la Inspección fue valerosa, oportuna y ejemplar y salvó una enorme cantidad de vidas… si CDO hubiera seguido las instrucciones que dejamos a través de esas instituciones, habríamos seguramente salvado todas las vidas. En el momento de la tragedia, la Alcaldía se volcó sobre las víctimas, los familiares y sobre los afectados patrimonialmente y ellos mismos así lo han reconocido(…) La Alcaldía estuvo en el antes, en el durante y en el después.

Hemos tenido una actuación ceñida a la legalidad pero también firme y contundente frente a las necesidades de los afectados y la comunidad en general. Hemos demostrado que no nos tiembla la mano, ni nos va a temblar, para las decisiones que hemos tomado y que continuaremos tomando para garantizar, en primer lugar, el derecho a la vida de los ciudadanos del entorno y de la ciudadanía en general, pero adicionalmente el restablecimiento de los derechos patrimoniales y de otros derechos de los afectados. Por eso con seriedad contratamos con una institución como la Universidad de Los Andes el estudio para basar, no en supuestos, en teorías o en hipótesis sino en estudios técnicos fundamentados, los pasos técnicos que debíamos dar hacia el futuro. Eso nos ha dado el camino, la ruta segura, y esa ruta nos ha llevado al primer episodio que es el de la implosión de la torre 5 y la limpieza de los fragmentos que quedaron, y posteriormente a la orden de demolición de las torres 1, 2, 3 y 4 porque el diseño de repotenciación que presentó CDO, dicho por el estudio la Universidad de Los Andes, no representa las garantías para llevarlo a cabo. Nos mantenemos firmes en ese propósito y por eso hemos apoyado la decisión del Inspector de ordenar la demolición.

Desafortunadamente, los procesos técnicos y jurídicos que conlleva una situación de esta dimensión no son en los tiempos controlados por el alcalde, entonces el cobro de los primeros costos en los que la Alcaldía incurrió ya se hizo a la firma CDO, pero ellos están interponiendo los recursos a los que pueden recurrir en un estado de derecho para responder a ese requerimiento que la Alcaldía les ha hecho.

¿Es decir, no han pagado?

No han pagado, pero quiero reivindicar el hecho de que de ninguna manera la Alcaldía podía alargar o suspender los procesos obvios de recuperación de los cuerpos de las víctimas y de la garantía al entorno por el hecho de no producirse el cobro a CDO. Hicimos eso, incurrimos en esos necesarios e indispensables gastos, facturamos ya a CDO y estamos en ese proceso de cobro. Y de ser necesario, como nos lo impone la orden del inspector de Policía, avanzaremos en la demolición de las torres 1, 2, 3 y 4 si CDO no cumple con su obligación de demolerlas, y posteriormente estaremos también facturando el costo de ese recurso en el que hemos tenido que incurrir por el incumplimiento de CDO.

Ha sido muy claro el ánimo de dilación de la constructora Lérida CDO frente a todos los procesos relacionados con Space. ¿Por qué en un hecho tan grave una empresa como esta puede dilatar los procesos a su antojo con una intención que desconocemos?

He querido ser prudente en mis comentarios sobre la actitud de CDO precisamente porque hay allí una cantidad de entremezclas de actuaciones jurídicas en las que palabras no adecuadas del alcalde podrían significar dificultades. Pero espero que eso no me impida declarar mi inconformidad con esas actuaciones de CDO y solicitar a los responsables de estas firmas para que asuman más claramente las responsabilidades que les competen, entre ellas la demolición de las torres 1,2, 3 y 4. Pueden estar seguros los lectores de Vivir en El Poblado y la ciudadanía en general que la Alcaldía de Medellín está utilizando y utilizará todas las herramientas jurídicas para hacer que ellos cumplan con sus obligaciones y que además hemos estado coordinando con el gobierno nacional, con el Ministerio de Vivienda, con la Superintendencia de Industria y Comercio para que eso sea así, pero desafortunadamente no podemos ir más allá de esas prerrogativas y de esos límites que la ley nos impone. Yo a lo que llamaría a estos responsables es a que vean el clamor de la ciudadanía y por supuesto el de las víctimas y de los afectados y respondan a él con la responsabilidad que se debe.

Llamado a la reflexión
(…) Yo no estoy atacando a los curadores per se, pero me parece que es absurdo no reconocer que el tema de las curadurías no está funcionando. No hablo de los curadores, para no personalizar el problema, pero las curadurías requieren una transformación y una cirugía muy profunda, o un cambio total, pero es claro que el funcionamiento no es adecuado.

También creo que debe haber una reflexión mucho más profunda de los gremios de la construcción, de la academia. No puede ser que una situación como la que vivió y está viviendo Medellín a raíz de Space, pero no exclusivamente de esa edificación, no esté generando y no haya generado una mayor reflexión de la ciudadanía en general y de los actores involucrados en particular… esa reflexión tiene que darse. Nosotros desde la Alcaldía la hemos impulsado, la hemos estimulado, yo me reuní con los gremios de la construcción una semana después de la tragedia de Space y los invité a esa reflexión. Ahora quiero volver a invitarlos públicamente porque creo que la reflexión debe ser mucho más constante y profunda.

Llamo, a través de Vivir en El Poblado, a los gremios de la construcción, de la vivienda, a una reflexión más profunda, pero llamo también a la academia, a las universidades, a que conciten y estimulen esa reflexión sobre esta situación. Y vuelvo a mencionar un tema que para mí es central: en mi concepto, el hierro no falla, el cemento no falla, los que fallamos somos los seres humanos que hacemos el hierro, que hacemos el cemento, que hacemos los cálculos, que hacemos las estructuras, y aquí lo que se rompió y lo que falló no fueron los materiales sino la ética y la moral.