Hay luz verde para el rugir de los motores en el Oriente

El sueño del autódromo se empieza a hacer realidad. El Gobierno departamental dio la partida. Piques clandestinos, uno de los fenómenos que se atacarían de raíz

Fotos cortesía

Por José Fernando Serna Osorio

Mano a los volantes y pies en el acelerador. Rugen los motores. El anuncio del gobernador de Antioquia, Luis Pérez, para el inicio de los estudios de construcción de un autódromo en cercanías al aeropuerto José María Córdova da una ilusión a los amantes de los deportes a motor y la adrenalina por este espacio que vienen reclamando desde años atrás.


Hernán Cuartas es el líder de la iniciativa y reconocido por su vinculación al deporte de motor.

Hernán Cuartas, presidente de Ecoparmo, Corporación Deportes a Motor y reconocido líder de estas especialidades, habló con Vivir en El Poblado sobre este anuncio y de la lucha que desde hace 35 años emprendió por tener un espacio apto para la velocidad. Al escenario se le podrían sumar deportes como el atletismo, el ciclismo, el patinaje y el duatlón.

¿Por qué es necesario un autódromo para Antioquia?
“Tenemos muchos pilotos por fuera. Nuestros muchachos triunfan en otras ciudades y otros países y nosotros no tenemos un espacio. Hemos presentado alternativas en San Jerónimo, Santa Fe de Antioquia, La Pintada, Guarne, Bello, Girardota, Copacabana y Marinilla. Todas han sido ilusiones detrás de cada administración, pero con mayor facilidad desde hace dos o tres periodos para acá”.

Teniendo campeones y buena afición, ¿por qué no se ha construido?
“Son varios motivos: se estigmatizaba mucho nuestro deporte por aquella época del narcotráfico. Después prohibieron las carreras en Medellín en 1987 y en 1991 logramos que se levantara esa prohibición de realizarlas en las calles. Más que todo es negligencia política, los espacios los ha habido, la plata, igual. Porque si hay plata para hacer otros escenarios también debe haber para este. Falta credibilidad en deportes alternativos”.

No tener esta clase de espacios invita a la clandestinidad…
“Se ataca esa problemática de raíz que tiene la ciudad, casi un problema social, las mal llamadas carreras y los piques clandestinos. Esto serviría para coger a todos estos muchachos que les gusta la adrenalina y la recreación con deportes a motor y poderlos encarrilar. Esto se convirtió en un problema social por la utilización indebida de las grandes avenidas. Hay que ponerlos en cintura y mostrarles la alternativa que si quieren montar o disfrutar de sus aparatos, que las hagan un lugar digno y seguro”.

¿Qué alternativas factibles han presentado y cuál sería la inversión en un autódromo?
“En Bello, siendo las tierras del departamento teníamos pensado arrancar en 10 mil millones de pesos con una pista asfáltica, una batería sanitaria y un cerramiento perimetral. Con eso iniciaríamos nosotros un proyecto de autoconstrucción. Ahora, si se quiere una gran inversión se tendría que hablar de alrededor de 50 mil millones de pesos. El espacio que tenemos allí es el más viable con 40 hectáreas que hay disponibles”.

Pero, si se construye en el Oriente igual sería un logro para ustedes…
“Donde se vaya a hacer, bienvenido sea. Hay que mirar la voluntad que hay de la construcción y nosotros nos atenemos al lugar que el Gobernador quiera disponer de la inversión o se tenga proyectada. Lo que queremos es tener un espacio donde poder disfrutar de todas las actividades”.

¿Qué condiciones técnicas se exigen para este tipo de escenarios?
“Para la homologación de un circuito internacional se exige estar lo más cerca posible a un terminal aéreo y marítimo de la ciudad donde lo vayan a construir. Deben tener una red hospitalaria de primer nivel. Que tenga una voluntad de la administración. Todos estos elementos se cumplen. La capacidad de recibir visitantes, es lo más importante. Antes de la homologación tiene que mostrar los exteriores parqueaderos de visitantes, parqueaderos de tractomulas, parqueaderos de los competidores, zonas de talleres… Todo eso se está cumpliendo porque los espacios los permiten. Solo faltan los estudios”.

¿Cree que ahora sí se hará realidad el sueño?
“Yo todavía soy incrédulo porque llevo 35 años vinculado al deporte y siempre diciendo que Antioquia necesita autódromo, pidiendo espacios, haciendo carreras donde nos dejan. Utilizando la Central Mayorista de Antioquia, el Aeroparque Juan Pablo II, los alrededores del estadio, son muchos procesos y verlos ya convertidos en una posible realidad, nos deja satisfechos”.

¿Cuáles son esas cartas de mostrar en Antioquia y que han tenido que formarse por fuera ante la falta de autódromo?
“Antioquia ha sido cuna de grandes pilotos, que se han tenido que marchar porque no ha habido ese tipo de espacios: Jaime Guerrero, Juan Manuel González, Jhony Hernández, Martín Cárdenas, Tomás Puerta, Stewar García y otros deportistas que compiten en el exterior. Si sin tener escenarios logramos esas cosas, entrenando en carreteras del Oriente, ahora qué diremos con un escenario propio…”.