Gloria Gómez abre “La tienda de Catarino”

En el nuevo blog de Vivir en El Poblado, la periodista escribirá sobre el lado bueno de la vida 

gloriagomez1
Imagen cortesía

La periodista Gloria Edith Gómez es la autora de “La tienda de Catarino”, el nuevo blog de Vivir en El Poblado. En este espacio, semanalmente, la gente podrá conocer, a través del asombro permanente de la escritora, el lado amable de lugares y personas, porque, según ella, “no hay mayor prodigio que la realidad”.

El nombre del blog es una homenaje al escritor Gabriel García Márquez. “Desde la primera vez que leí Cien Años de Soledad me enamoré de ese lugar macondiano como pocos, de los jolgorios que allí se armaban, de las historias que se contaban, de los personajes que pasaban por allí, de Catarino con su rosa de fieltro en la oreja, de la magia y la decadencia que rodeaban el lugar”, explica.

Contadora de historias

Gloria es Comunicadora Social – Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana. Además tiene dos especializaciones: una en Estudios Políticos en Eafit y otra en Periodismo Internacional en la Universidad Autónoma de Barcelona. Sin embargo, ella misma se describe, de una forma despojada y clara, como contadora de historias. Y su camino profesional así lo acredita.

“He hecho casi todo lo que un comunicador puede hacer: He trabajado en prensa escrita, radio y televisión. He estado delante y detrás de cámaras. He presentado noticias, y dirigido y presentado espacios de entrevista y opinión”, asegura. Incluso, en algún momento, fue relacionista pública de una empresa del sector textil y de moda. “Pero descubrí que definitivamente lo mío es el periodismo, ¡un vicio absoluto! Y lo extrañaba tanto que regresé a él”.

Entre sus numerosos trabajos, Gloria Edith destaca su periodo como redactora del periódico El Colombiano, su trabajo como reportera de la Unidad de Crónicas y Reportajes de Noticias Caracol, y su paso por el canal regional Teleantioquia, en el que, además de haber sido presentadora de noticias, tuvo dos programas: “Entrevista con Gloria Edith”, y un espacio de opinión llamado “Teleantioquia Global”, que dirigía y presentaba, y por el que ella y su equipo recibieron dos premios Simón Bolívar.

Viajera por naturaleza

gloriagomez2< Imagen cortesía

Hace poco más de dos años que Gloria Edith Gómez no vive en Colombia. Actualmente, está radicada en Sevilla, España, y desde allí escribirá sus textos viajeros. En la primera entrada de “La tienda de Catarino”, la periodista nos muestra su nueva ciudad, que la acogió desde 2012, y a la que llegó por amor.

“Me enamoré de un español y luego de tres años viajando el uno y el otro, viéndonos en distintos lugares de España y Colombia, decidimos casarnos y hacer nuestra vida en esta ciudad andaluza que es maravillosa, el mejor escenario posible para una historia de amor”, cuenta Gloria, quien conoce el país ibérico desde 2010, y se declara una enamorada de su gente, paisajes y gastronomía.

No obstante, lo que más le gusta de vivir en Sevilla es la facilidad de poder viajar constantemente. “Soy viajera por naturaleza, siempre quiero estar en movimiento y todos los lugares me parecen dignos de conocer. Y en este país y este continente, moverse es algo natural, todo el mundo lo hace y me encanta”, expresa.

Sobre su país asegura que “uno lleva su origen a donde quiera que vaya”. Así mismo, la distancia le ha permitido ver con otros ojos a Colombia, aunque, por supuesto, echa de menos a su gente, la comida y, más que todo eso, “los atardeceres sobre el río Magdalena y el color de las montañas antioqueñas, dos paisajes que adoro y que están muy relacionados con mi vida y con mi historia”.

“El lado bueno de la vida”

“La tienda de Catarino”, es un espacio donde Gloria Gómez planea contar historias cotidianas, que muestren el lado bueno de la vida, con el objetivo de hacer un contrapeso a la sobrecarga de noticias negativa. “Me llena de ilusión tener un espacio en el que podamos ocuparnos de lo positivo, hablar de lugares, de gentes, de animales, de la vida. Contarnos cuentos felices y obviar las críticas, los debates feroces, los ataques radicales, las polémicas eternas y todo eso tan cansón de lo que está tan llena la red”, concluye.