Franciana, cocina venezolana

Cerca a la entrada del municipio de El Retiro (en el Km 29 vía Las Palmas, sector comercial La Fe), se encuentra un restaurante, recomendado para quienes desean disfrutar de ricas arepas venezolanas y otros platos, entradas y postres del país vecino.


Engelbert Guevara, Yoelsy Guzmán, Luishana Camacho, Eliana Guzmán y Roger Fernández

Se trata de Franciana, un proyecto de la familia venezolana conformada por las hermanas Yoelsy y Eliana Guzmán y sus respectivos esposos Engelbert Guevara y Roger Fernández. Todos ellos, sumados a la chef Luishana Camacho, han elaborado una carta que recupera, en parte, las recetas de las abuelas de Yoelsy y Eliana: Francisca y Ana. De este homenaje surge el nombre Franciana.

El restaurante, que funciona además como mercado de delicatessen y vinos, ofrece trece tipos de arepas venezolanas rellenas, entre las que recomiendan la reina pepiada (pollo, aguacate y una salsa artesanal de la casa) la pabellón tradicional (caraotas, queso, plátano maduro y carne desmechada), la pabellón al estilo paisa (con los mismos ingredientes que la tradicional pero con chicharrón en vez de carne) y la arepa de asado negro. Otros platos fuertes son el célebre pabellón criollo (el plato nacional de Venezuela) y el churrasco de salmón.

Otros sugeridos de Franciana son las empanadas venezolanas, los sándwiches y entradas, como los tequeños (deditos de quesos) y las salchichas acarameladas. El quesillo y la torta de queso criolla (distinta al cheesecake aunque tenga cierta similitud) son algunos de los postres que se pueden probar allí. Por encargo, Franciana hace pan de jamón y hallacas. Informes y reservas en el 542 0085.

Caraotas negras
(para entre 6 y 8 personas)

Ingredientes
• 1 kilo de caraotas negras.
• 1 cucharadita de bicarbonato.
• 1 cebolla grande.
• 1 pimentón picado.
• 3 dientes de ajo.
• 1 ramito de cilantro.
• Sal al gusto.

Preparación
En la noche anterior, seleccionar los granos y quitarles todas las piedritas y hojitas que tengan. Colocarlos en un recipiente con agua y agregar la cucharadita de bicarbonato. El agua debe quedar por lo menos tres o cuatro dedos por encima del grano, revolver y retirar todos los granos que floten. Tapar y dejarlos reposar durante la noche.

Al día siguiente, lavar muy bien las caraotas con abundante agua y montarlas al fuego con el agua suficiente para que queden cubiertas. Agregar el pimentón y dejar hervir.
Luego, agregar la sal y, aparte, en una sartén con el aceite, poner a dorar la cebolla picada y el ajo machacado. Cuando estén dorados, se agregan a las caraotas y se mezcla todo. Dejar espesar las caraotas y, unos 10 minutos antes de apagarlas, agregar el ramito de cilantro.

En Caracas, algunas personas acostumbran, luego de servidas las caraotas en el plato, agregar unas cucharaditas de azúcar para darles un toque especial.
Acompañar con arroz, carne desmechada y tajadas de plátano maduro para así formar el famoso plato venezolano, pabellón criollo.