Forjadores de talentos tropicales

 
 
     
 
Quien en Medellín no haya bailado al menos un diciembre al son de los 14 cañonazos bailables, de Discos Fuentes, fácilmente podría ser incluido en la categoría de extraterrestres. Así mismo, quien de las viejas generaciones no haya oído a Radio Ritmos y a su locutor control, Rafael Mejía, probablemente pasó dormido por los años 60. Cada uno por su lado, empresa y hombre, han hecho historia en la discografía nacional, pero desde hace un año se unieron para superar dos condiciones que le han sido adversas a la industria en los últimos tiempos: piratería y formato digital.
Sin duda, en cuestión de rumba y disfrute de la música tropical es mucho lo que se le debe a Discos Fuentes, fundada hace 74 años por Toño Fuentes. Qué tal el descubrimiento de los Corraleros de Majagual, con cuyo éxito Los Sabanales algunos fanáticos reemplazarían gustosos el himno nacional.

Aquí nació El preso
A Fuentes se le abona el que más de un colombiano aprendiera a bailar salsa, pues fue en sus estudios donde surgieron Fruko y sus tesos. Canciones como El preso, pusieron a bailar salsa prácticamente a todo el mundo, y de paso les dejaron la piel de gallina de por vida a todos los reos y ex reos del país. Pero, sin duda, uno de los sellos de Discos Fuentes ha sido esa producción anual que los más guapachosos esperan con ansias al acercarse diciembre: los 14 cañonazos bailables. Precisamente con su primera edición, hace 48 años, Fuentes introdujo en Colombia el sonido estéreo, y más adelante fue pionera en sonido cuadrafónico.

El descubridor de talentos
Mientras Fuentes se consolidaba, en otras empresas se formaba quien hace años es reconocido como uno de los gerentes artísticos con más olfato para descubrir, moldear y promocionar talentos: En 1965, Rafael Mejía, de 18 años y estudiante de Comunicación, estaba en la nómina de Radio Ritmos, emisora juvenil número uno de la ciudad.
En términos de hoy era Dj (en aquellos días locutor control), labor que lo acercó a la música, a los éxitos y a los gustos de los oyentes. A finales de los 60 ingresó a Codiscos, donde por 18 años se desempeñó como director y, después, gerente artístico.

El Binomio de Oro
Al paso de Rafael Mejía por Codiscos debe la historia musical colombiana varios grupos que también marcaron época. Es el caso del Binomio de oro. “Estaban en la compañía pero a través de otras agrupaciones -recuerda. Israel Romero era el acordeonero de Daniel Celedón, y Rafael Orozco era el cantante de Emilio Oviedo. Dentro de esa búsqueda de talentos los dividí, puse a Rafael Orozco con Israel Romero y lo denominé el Binomio de Oro”. Y, sin asomos de modestia, continúa: “Además fui el artífice de su primer éxito: La creciente”. Nada menos. En esa búsqueda de estrellas llegó otro nombre, en ese momento desconocido, pero que de ahí en adelante sí que ha dado de qué hablar. “Necesitábamos un cantante y Emilio Oviedo me insistió que grabáramos a un muchacho nuevo que tenía muy buena voz. Lo trajimos a Medellín y le grabamos un primer disco: Lo titulamos como El Cacique de la Junta, le pusimos la carátula y sacó un éxito, su primer disco”. Fueron los inicios de Diomedes Díaz. A la lista se sumaron Los Betos, Otto Serge y Rafael Ricardo, y el grupo Niche.

Mi mayor descubrimiento
Carlos Vives con sus Clásicos de La Provincia es “el descubrimiento más importante que he tenido”, dice Rafael Mejía. Ocurrió cuando él trabajaba en Sonolux y “Vives sumaba cuatro discos sin ningún éxito. Como ya habíamos visto la tendencia que su producto mostraba durante la serie Escalona, decidimos grabar Clásicos de la Provincia. Rompió todos los esquemas que había en Colombia para un artista nacional”. Después, vinieron para Rafael Mejía otras empresas radiales y discográficas y nuevos descubrimientos, como Aterciopelados.

Rafael Mejía

Con 61 años, Rafael Mejía es hoy gerente artístico de Discos Fuentes. En el año que lleva en la empresa logró revertir los resultados económicos y acomodar a la disquera a las exigencias del mercado. “Además de ingresar al mundo virtual, en 2008 creamos los 20 estuches Las 100 canciones más exitosas del siglo, los discos más vendidos del año en la industria nacional. Eso nos volvió a poner en la palestra de las compañías importantes en Colombia y este año lo vamos a tratar de consolidar con nuevos talentos y exportando más productos”.