Espejismo entre el camión y la sal

Lugar: Salinas de Manaure. Guajira
Fotografía: José Fernando Serna
Texto: Saúl Álvarez Lara

Por la marca en el espejo retrovisor del camión se podría pensar que estamos en un taller de barrio Triste, en la terminal de transporte o en la zona de cargue y descargue de la plaza Mayorista. Pero no, estamos en las salinas de Manaure, Guajira, y el hombre que lleva el bulto como las palenqueras que pintara Ana Mercedes Hoyos quizá se llame Manaure como el jefe indígena que combatió los españoles, murió fusilado y dio su nombre a la región desde mediados del siglo pasado. Es posible que el hombre se llame Ovidio y que su trabajo como cotero le dé suficiente para vivir a pesar de como van las cosas en esas salinas que cada vez producen menos sal. Es posible que esta imagen sea un espejismo y que el hombre, el camión y el mar, como en Cien años de soledad, se hayan ido de esos parajes abandonados por la desidia de sus gobernantes y solo queda la soledad…