Escasez de sedes sociales e inseguridad

 
 
 
Dos de los problemas señalados por la comunidad es la falta de actividad recreativa y deportiva para todas las edades y la deficiente dotación y equipamiento de parques para el disfrute y la sana recreación. Las secretarías del Municipio deberán dar alternativas de solución a los problemas de la Comuna 14, en aras de resolverlos con dineros del Presupuesto Participativo.
 
     
 
El primer problema identificado por los habitantes de la Comuna 14 en las 12 asambleas barriales realizadas el 7 de junio fue la inexistencia de sedes sociales y el deterioro de las existentes, y el segundo lugar lo ocupó la inseguridad. En tercer término, de acuerdo con el número de votos de los 704 asistentes, se situó la carencia de obras de protección, contención y drenaje para mejorar las calles, andenes, aceras, espacios públicos y quebradas, así como la deficiencia en la señalización, iluminación, vías, senderos y escalas. A estas y otras dificultades priorizadas por los habitantes de El Poblado, se les deberá dar solución mediante el Presupuesto Participativo destinado para la Comuna 14.

Presupuesto para 2010

Para ejecutar en El Poblado en 2010 hay 3.676 millones de pesos de Presupuesto Participativo. Con miras a definir estas inversiones, se reunió por primera vez este 4 de julio el Consejo Comunal elegido en las asambleas barriales y el cual quedó conformado por 654 delegados. La idea en esta reunión era dividirse por comisiones y asignar a cada una de estas el presupuesto con el cual contarán para solucionar las problemáticas. Al cabo de un mes de trabajo se reunirán de nuevo en un Consejo Comunal. El proceso es acompañado por técnicos del Municipio, encargados de administrar los recursos del Presupuesto Participativo.

Otras problemáticas
En total, son 38 las principales dificultades identificadas en la Comuna 14. Después de las mencionadas, le siguen en importancia y en su orden la insuficiencia de programas de actividad recreativa y deportiva para todas las edades; pocas oportunidades de formación integral en arte, artesanías, música, pintura; deficiente dotación y equipamiento de parques para el disfrute y la sana recreación; alta presencia de enfermedad mental, alcoholismo y drogadicción; difícil acceso y falta de recursos para la permanencia en la educación media y superior; carencia de oferta de programación cultural y artística en los barrios; insuficiencia de oportunidades en formación técnica y tecnológica para el trabajo a los jóvenes desescolarizados y adultos; desprotección y falta de mantenimiento de las quebradas y sus retiros; contaminación auditiva, del aire y visual; carencia de resaltos y señalización de vías; bajo aprovechamiento y pérdida de la vegetación y fauna por los nuevos desarrollos de la comuna; invasión del espacio público con ventas, talleres, lavado de carros, parqueaderos y vallas; y carencia de recursos económicos para apoyar los planes de trabajo de las juntas de acción comunal y la Junta Administradora Local.

Oportunidades para todos
La lista de problemas continúa con el manejo inadecuado de escombros y basuras y falta de control a los recicladores; baja oferta y carencia de promoción en salud, de estilos de vida saludable y prevención de la enfermedad; plagas en solares, vías y casas; prostitución; abandono e inseguridad alimentaria de mayores de 60 años en estratos 1, 2 y 3; deficiencia de apoyo a actividades deportivas innovadoras; baja oferta para el sano esparcimiento de adultos mayores y discapacitados; insuficiencia en el mantenimiento y mobiliario de áreas públicas recreativas y deportivas; baja educación inicial para niños de 2 a 12 años; baja calidad de la educación e inexistencia de pedagogías innovadoras que promuevan proyectos de vida dentro de la participación ciudadana; falta de apoyo y acompañamiento para los procesos de control y veeduría ciudadana; falta de creación de nuevas empresas productivas; problemas de educación básica y secundaria para adultos; falta de atención a la población con necesidades educativas especiales; falta de fortalecimiento en las unidades productivas existentes en su estructura administrativa y de mercadeo; problemas de convivencia familiar y social; falta de cultura de formulación de proyectos productivos y empresariales; y, por último, falta de dotación de uniformes a los grupos deportivos y recreativos.