Esas talas que duelen

Como una “acción criminal” califica Jorge Villa Vélez la tala de cinco árboles antes ubicados en una zona verde del conjunto en construcción Benedictine Park. El caso ocurrió en la calle 24 Sur 38-40 y, a juicio del lector, “los tumbaron sin ninguna necesidad y adicionalmente acabaron con dos hermosas islas de guaduales que quedaban del pulmoncito del colegio Benedictinos”. En su opinión, los árboles le daban vida y alegría al sector.