En octubre, el censo a El Poblado

Visitarán puerta a puerta y de manera personal a todos los colombianos, también en los establecimientos comerciales, industriales y de servicios, al contrario de otras exploraciones como la actualización catastral o la estratificación, que tantas tensiones causaron en Medellín.

Entre las consultas, que asimismo abarcan el empleo, los ingresos, los servicios públicos disponibles, el lugar de preparación de los alimentos, los fallecimientos en la familia, o las habilidades para leer, escribir y manejar un computador, además hay unas dirigidas a los más chiquitos. A juicio del Dane, en materia estadística sobre población y vivienda no hay preguntas necias, valga pensar por ejemplo en cuántos colombianos menores de edad trabajan o son mamás y papás.

Las que sí quedaron excluidas fueron las indagaciones sobre opiniones y las relacionadas con convicciones religiosas e ideológicas.

Es una obligación legal responder el cuestionario, “además con la verdad, por favor”, dice Gloria Amparo Toro, directora territorial del Dane: “Esperamos información veraz y exacta, un diagnóstico completo que permita al Estado tomar decisiones acertadas; de otro lado, es nuestra obligación trabajar los datos en forma de resúmenes numéricos, sin fijarnos en los individuos, e impedir su uso con fines comerciales, de tributación fiscal o de investigación judicial”, anunció.

La visita del encuestador será notificada de manera formal con dos días de anticipación. En el momento señalado nadie podrá salir de su casa o su compañía, además porque un acordonamiento de la Policía lo impedirá y habrá multas para quienes no estén presentes.