En medio de temblores

 
 
     
  Ricardo Taborda se concentra hoy en terminar su trabajo de tesis y en cuidar de su esposa y su hija de 10 meses. En sus ratos libres escribe para un blog columnas de opinión.  
     
 
Tiene 31 años y da la impresión de que no ha perdido el tiempo. Ricardo Taborda es ingeniero civil de Eafit, donde en el año 2000 se graduó con honores; allí mismo se había desempeñado como Vicepresidente de la Organización Estudiantil y como Representante Estudiantil ante el Consejo Académico.
Durante el último año de pregrado y con la ayuda de sus profesores de ingeniería, logró un cupo para estudiar en la división de postgrado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México y una beca como asistente de investigación en el Instituto de Ingeniería de la misma universidad. Fue así como al finalizar 2003 obtuvo una Maestría en Ingeniería Estructural.
Al terminar, la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, le ofreció continuar sus estudios de postgrado y trabajar al mismo tiempo como asistente de docencia e investigación. Al cabo de año y medio obtuvo una Maestría en Mecánica Estructural en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental.

Sismos: mejor simularlos que vivirlos
Su periplo académico continuó con el traslado a Pittsburgh, Pensilvania, para ingresar al programa de doctorado en la Universidad Carnegie Mellon, donde se graduará en 2010. Y es allí donde ha hecho su trabajo más relevante enfocado al fenómeno geofísico. “Nuestro grupo de investigación se dedica a la simulación de terremotos” en supercomputadoras con miles de procesadores trabajando simultáneamente. Estas simulaciones se enfocan principalmente “en la reproducción de temblores (reales o hipotéticos) en el sur de California, alrededor de la falla de San Andrés y con interés por entender el comportamiento de la gran cuenca de Los Ángeles. Esta zona es de vital importancia por su densidad poblacional y por la gran actividad sísmica que en ella se registra, pues no solo pasa cerca de ella la falla de San Andrés, sino allí hay gran numero de sub-fallas que han generado devastadores eventos como los del sismo de Northridge en 1994”, explica Ricardo Taborda.

Reconocimiento
El más reciente reconocimiento (Primer Premio en la Competencia Anual de Gráficos de Instituto de Investigación en Ingeniería Sísmica) lo obtuvieron él y su equipo gracias a la animación que realizaron para presentar los resultados de una simulación de un evento sísmico hipotético en el sur de California, llamado ShakeOut. “El ShakeOut fue un gran esfuerzo realizado por diferentes entidades estatales y privadas para preparar a la población de la región para la eventualidad de un terremoto de gran escala. Con este ejercicio se simuló la respuesta ante un evento de 7.8 grados de magnitud para una ruptura en la falla de San Andrés a lo largo de 300 kilómetros. Nuestra participación en él consistió en la simulación misma del evento”. Puede verse www.vivirenelpoblado.com. “En concreto, mi trabajo de tesis busca extender nuestras capacidades de simulación para que estas incluyan las propiedades no lineales del suelo”.

Proyección a Medellín
Utilizando miles de procesadores, este egresado de Eafit también ha hecho simulaciones para la costa pacífica y central de México, para la región de Tesalónica, en Grecia, y para otras zonas sísmicas de Estados Unidos y el mundo, y no descarta realizar en un futuro trabajos similares para zonas en riesgo sísmico como el Valle del Aburrá. “Colombia, tal y como lo demostró el terremoto de Armenia en 1999, no es ajena a los eventos telúricos y es importante que la formación que personas como yo hemos logrado acumular, pueda eventualmente servirle a un país que aun tiene mucho por hacer en la educación de posgrado y la investigación”. Por eso, a través de sus asesores académicos, también gestiona los contactos para que egresados de Eafit puedan recorrer un camino similar al suyo en México y Estados Unidos.