En la parte alta abajo

En la parte alta abajo
Con la reedición del célebre libro de poemas de Helí Ramírez, el Fondo Editorial Universidad Eafit conmemora quince años de existencia


Helí Ramírez autografiando libros

En la parte alta abajo, es el nombre de un libro de poemas publicado por primera vez en 1979. Con él, buena parte de Medellín supo de la existencia del poeta Helí Ramírez, a la par que se enteró de cómo se vivía en un barrio popular de la ladera noroccidental de la ciudad. “Fue por medio de poemas y no de noticias y diagnósticos como una parte de la ciudad conoció lo que pasaba en la otra parte. En la década del 70, mucho antes de que Víctor Gaviria con Rodrigo D mostrara al mundo y a los mismos medellinenses la cara dura de sus sectores populares y su lenguaje descarnado, Helí Ramírez la había revelado en versos. Mucho antes de que se oficializara la existencia del Parlache y hasta recibiera la bendición de la Academia de la Lengua, los niños bien de Medellín tuvieron acceso a la jerga popular que se hablaba en otros barrios. Con su libro En la parte alta abajo, supieron cómo vivían o, más bien, sobrevivían en Castilla, qué hacían día y noche los pelados de gallada, trabajadores y malevos, y las cuchas y los cuchos que de porfiados levantaban familias en medio de la pobreza endilgada por el desplazamiento”. Así lo decíamos no hace mucho en un perfil sobre el poeta. Y agregábamos: “¿De dónde había salido ese original escritor de claro origen humilde que no aparecía en noticieros, revistas o periódicos? Para muchos fue una incógnita. Con excepción de un pequeño círculo de intelectuales y, sobre todo, de los editores de la Revista Acuarimántima, la primera que publicó sus poesías, nadie o casi nadie lo conocía…”.
Ahora, cuando se cumplen 32 años de la primera edición de En la parte alta abajo, el Fondo Editorial de la Universidad Eafit se anota otro acierto al publicar una nueva edición de este libro de poemas, pocos meses después de la muy elogiada reedición de la Revista Acuarimántima, desaparecida hace 30 años. Los publica tal y como aparecieron en su versión original, es decir, con los mismos errores de ortografía que, curiosamente, lejos de quitarle valor se lo dieron a los versos de un vate, quien, sin proponérselo, partió en dos la historia de la poesía en Colombia. Sencillamente porque antes de Helí no hubo otro que escribiera como él.


Fredy Serna

Fuerza doble
Esta reciente versión de En la parte alta abajo tiene poesía por partida doble, pues a los poemas de Helí los acompañan las pinturas de otro artista, también de la zona noroccidental de Medellín: Fredy Serna, de Pedregal. La obra que ilustra la portada se llama como el libro y en honor a Helí, a quien admira desde que era un muchacho: En la parte alta abajo.
Fredy Serna empezó a hacerse notar a partir del año 89 con sus lienzos y murales en los que plasmaba los barrios de la laderas del frente de su casa: los de la zona nororiental de Medellín. Precisamente a la par con la presentación del libro, se abrió al público en el Centro de Artes de Eafit Fredy Serna, Retrospectiva, con la curaduría de Alberto Sierra, exposición que se prolongará hasta el 10 de noviembre.
No es gratuito que Serna y Ramírez aparezcan juntos, pinturas y poemas respectivamente, en el nuevo libro. Ambos descubrieron la ciudad, la sienten y la cuentan a su manera, el uno con palabras y el otro con colores, pero con la misma fuerza. Han logrado estos dos hombres de origen humilde, el poeta de 64 años y el pintor de 41, derrumbar en buena medida, con sus poemas el uno y con los murales el otro, las murallas invisibles pero concretas de indiferencia, indolencia y desconocimiento, que han separado a los “barrios de los ricos” de los “barrios de los pobres”. Han logrado calar hondo, y bien significativo de esto es que sea una universidad privada, justamente situada en El Poblado, la que celebre una de sus grandes fechas con homenajes a Helí Ramírez y a Fredy Serna.