En Envigado sigue el descontento con obra vial

Se trata de la ampliaciones de la carrera 41 y la calle 24 Sur, en el sector de La Abadía y Benedictinos


Render actualizado de la intervención que se hará en el sector de Benedictinos (cortesía Secretaría de Obras Públicas de Envigado

Mucho se ha hablado sobre el Megaplán Vial de Envigado y las 25 obras que lo conforman, de las cuales 11 serán financiadas por Valorización. De estas últimas, un proyecto en particular preocupa a los habitantes de urbanizaciones como Canta Piedra y Acanto, por La Abadía: la ampliación de la carrera 41 a dos calzadas de dos carriles entre las calles 21 Sur y 24 Sur, y la construcción de un tercer carril de la calle 24 Sur (costado norte), entre el ingreso al Colegio Los Benedictinos y la carrera 41.

Si bien en un principio esta obra planteaba la construcción de un intercambio vial a desnivel en el cruce de la loma de los Benedictinos (calle 24 Sur) con la carrera 41, al que también en su momento se opusieron, dicha intervención fue excluida por decisión de la administración municipal, según conoció Vivir en El Poblado. No obstante, siguen en firme las ampliaciones antes mencionadas en los límites con Medellín, en El Poblado.


Los habitantes de la unidad Canta Piedra (calle 21 Sur con carrera 41) creen que los efectos de la obra serán negativos para ellos

Siguen los interrogantes
En Canta Piedra (calle 21 Sur No. 41-117) están sobre todo preocupados por la ampliación de la carrera 41 y se oponen rotundamente a la obra, pues los afectará de manera directa. “Se nos llevará una franja de terreno de más o menos 108 metros cuadrados”, dice Luis Fernando Ramírez, administrador de la unidad. Enviaron un derecho de petición al Municipio de Envigado solicitando información sobre la obra.

Los propietarios temen que los valores cobrados por Valorización “desborden toda lógica”, como lo manifiesta el administrador de Canta Piedra; tampoco están de acuerdo con que la obra indefectiblemente se lleve 108 metros cuadrados de su terreno. “La vía quedará cinco metros hacia adentro de la urbanización, afectando las torres uno y dos”, comenta Ramírez. Además consideran que esta ampliación de la carrera 41 no va a solucionar los problemas de movilidad, pues, en su concepto, el cuello de botella se origina en la calle 21 Sur con la carrera 43 A, en La Frontera. Por eso proponen que sea allí donde se construya el intercambio vial.

“El problema de Envigado es falta de políticas públicas en relación con el control a la movilidad”

Pese a que el Municipio de Envigado ya respondió el derecho de petición, para los habitantes de Canta Piedra la respuesta no fue satisfactoria. Asegura Luis Fernando Ramírez que no queda claro que el Municipio tenga todos los estudios requeridos para ejecutar el proyecto. “¿Cómo van a empezar a cobrar valorización de una obra en la que no están los estudios? Por ejemplo, en relación con la medición de calidad del aire no se ha hecho nada, no existen estudios actuales”, dice.


Los habitantes de la unidad Canta Piedra (calle 21 Sur con carrera 41) creen que los efectos de la obra serán negativos para ellos

Piden pico y placa para los Benedictinos
Entre tanto, Luis Fernando Zuleta, miembro del consejo del Condominio Acanto, también afectado por la obra, dice: “El Municipio cambió el render del proyecto sin incluir el puente o intercambio vial en el cruce de la loma de los Benedictinos con la carrera 41; simplemente se ve la ampliación de las vías, pero no hay un comunicado oficial en el que informen que ese puente no se va a hacer”. Su descontento va más allá. “El problema de Envigado es la falta de políticas públicas en relación con el control a la movilidad; le hemos dicho al Municipio que ponga en contraflujo estas vías en horarios críticos y en los días de pico y placa; que establezca pico y placa por la loma de los Benedictinos, bajando, solamente en esa loma, pues los carros que están en la parte superior de El Poblado, en el sector de San Lucas, buscan la salida por este lado porque no hay pico y placa; obviamente, bajan felices a buscar la regional… ¿Pero qué está haciendo el alcalde con esta vía? Se las pretende ampliar para que ellos continúen bajando por ahí, evadiendo el pico y placa de Medellín pero congestionando a Envigado”.

Envigado responde
Juan Carlos Montoya, director del Departamento de Planeación de Envigado, manifiesta: “Nosotros no tenemos previsto ejecutar esa obra (el puente); en cinco años miraremos si es necesario construirlo o no. En relación con la ampliación de la carrera 41, sí se va a ejecutar por el mecanismo de Valorización”. Con respecto a los estudios de la obra, el funcionario asegura que están al día. “El consorcio debe entregar en diciembre los diseños a detalle; ellos (los vecinos de la obra) dicen que no están actualizados pero sí los tenemos, es más, para poder comenzar las obras hay que volverlos a actualizar”.