En Alto Verde duermen tranquilos

En Alto Verde duermen tranquilos
Los trabajos de mitigación y estabilización de la montaña devolvieron la calma a los residentes de la urbanización

Ya han pasado 40 meses desde el deslizamiento en la Urbanización Alto Verde, que arrasó seis viviendas y propició el fallecimiento de 12 residentes. Hoy, sus habitantes declaran sentirse más seguros y tranquilos tras las obras de estabilización de suelos ejecutadas por el Municipio de Medellín, entregadas el año pasado.
“La unidad residencial goza de mucha tranquilidad. Los problemas que se presentaron fueron solucionados, como los vertimientos de un caño de la urbanización. Las zonas comunes y el suelo quedaron totalmente rehabilitados. Nos sentimos muy agradecidos por la atención rápida y oportuna que dieron las autoridades ambientales y municipales”, afirma Flor Ángela Montoya, quien hace parte del Consejo de Administración de Alto Verde y de la Mesa Ambiental de El Poblado.

Recuento
Después del hecho ocurrido en 2008 el gobierno municipal conformó una comisión técnica para determinar las causas del derrumbe. Esta quedó integrada por representantes de las familias afectadas, las autoridades ambientales (Corantioquia y Área Metropolitana), la Secretaría de Obras Públicas y el Departamento Administrativo de Planeación, además de la firma Inteinsa, especialista en geotecnia. Según la comisión, el origen del desastre estuvo en “el mal manejo de las aguas de reboce del tanque de tratamiento de aguas y en las precarias condiciones de inestabilidad del talud”.
En 2009 la Secretaría de Obras Públicas y el Simpad invirtieron 5.276 millones de pesos para la mitigación de riesgos y estabilización de suelos. Además, los tanques de agua de la unidad fueron cambiados por sistemas de drenaje de EPM. Ahora, según declararon las autoridades, el terreno es apto para edificar y construir las viviendas.
“Las seis casas afectadas aún no han sido construidas, pero el suelo ya está apto para que los copropietarios construyan las viviendas”, dice Ángela Montoya, quien agrega que “ya depende de los dueños si quieren construir de nuevo las viviendas. Por el momento ahí está el terreno totalmente rehabilitado”.