En 2010 empezarían los cobros

 
 
     
 
Sólo en el primer semestre de 2010 los propietarios de El Poblado empezarían a recibir las facturas de valorización correspondientes a los 22 proyectos viales incluidos en el Plan de Desarrollo de la actual Administración. Se prevé que los pagos se difieran a seis años, es decir, hasta 2016. En total, son 70 mil predios inscritos (descartando cuartos útiles y garajes), de los cuales habría que descontar lo que corresponde los estratos 1, 2 y 3. Según los estudios del Departamento Administrativo de Planeación, son cerca de 177 mil millones de pesos los que deberán pagar los propietarios de los estratos 4, 5 y 6 de El Poblado, porque el Municipio asumirá por los estratos 1, 2 y 3 la deuda aproximada de 5 mil 370 millones de pesos.
Está claro que en los estratos 4, 5 y 6 los cobros no serán iguales y que el tamaño del predio será determinante en el total a pagar. Aunque hay topes máximos y mínimos estimados, el Director de Planeación de Medellín, Carlos H. Jaramillo, se abstuvo de darlos a conocer pues podrían variar a medida que se adelanten los análisis.

Lo que falta
Para iniciar los cobros por valorización debe haber un decreto que los ordene y para que este se expida es preciso cumplir ciertas fases y condiciones. Planeación adelanta los estudios de prefactibilidad que se requieren, como avalúos de predios y capacidad de pago de la población, descripción socioeconómica, estudio de plusvalía, presupuestos de las obras, descripción ambiental y estrategia de comunicaciones. De manera paralela, trabaja en los ajustes y modernización del estatuto de valorización con el fin de pasarlo al Concejo de Medellín para su aprobación. Una vez el Concejo apruebe el nuevo estatuto, se decretaría, probablemente en enero de 2009, la contribución por valorización. Sin embargo, antes de empezar a cobrar, una junta de representantes de la comunidad (resultado de una convocatoria e inscripción de los interesados en el Municipio) debe aprobar las obras y los estudios realizados. Así las cosas, se espera que a mediados de 2009 inicien los trabajos, antes incluso de que empiece el recaudo del dinero de los contribuyentes. Las siguientes son otras de las precisiones que sobre el tema de valorización hizo el Director de Planeación.

¿Cómo iniciarán las obras sin tener el recaudo de valorización?
El Municipio se financiará mediante un préstamo mientras paga el contribuyente, pues no pretendemos recaudar la plata para esta administración sino en seis años para no impactar muy duro el bolsillo del ciudadano. Si el Concejo lo aprueba, solo nos corresponderán dos años del recaudo.

¿Estos proyectos viales solucionan el problema de movilidad en El Poblado?
No. Se resuelven, pero por un tiempo.

¿Por cuánto tiempo?
Por cinco o seis años la movilidad va a funcionar bien. Pero no por hacer más vías se anda más rápido, porque a mayor cantidad de vías mayor cantidad de vehículos, por lo tanto es un círculo vicioso. Sólo cuando se implemente el sistema de transporte público se podrá garantizar que la solución será a largo plazo.

¿Cuáles proyectos viales proyectan construir primero?
Los deprimidos de las transversales en los cruces con Los Balsos, pero se programarían otras obras para no generar un caos. Por ejemplo, la construcción de la Vía Linares, en la parte alta de El Poblado, la cual sería una vía alterna.

¿Cómo va a funcionar el sistema de valorización?
Pretendemos implementar un sistema muy liviano, aprovechar la estructura organizacional del Municipio y hacer una cantidad de obras en El Poblado, con el fin de que la valorización renazca de una manera cómoda para los habitantes y propietarios de los predios. Desde 1995 no se hacen proyectos por valorización y en eso Medellín fue líder y sobresaliente a nivel nacional, pero se volvió torpe por los sobrecostos del aparato mismo del Inval y la gente perdió confianza.

¿Qué factores se tendrán en cuenta para los cobros de valorización?
Se determina con base en un sistema de análisis que está implementado a nivel nacional, muy similar al beneficio de plusvalía, es decir, cuánto se valoriza una propiedad a la luz de una obra. También se tiene en cuenta la capacidad de aporte de las personas, que estas puedan absorber el cobro sin desestabilizar su economía, mediante el rubro de suntuarios, aquel que la gente no necesita ni para mercar, ni para vivir, ni para pagar su apartamento.

¿La cercanía con las obras se va a tener en cuenta?
Sí. Hay una relación de cercanía y beneficios con la obra y se cobra esa proporcionalidad de acuerdo con los beneficios. Si yo me beneficio de unas obras porque van a descongestionar mi sector, sí se cobra, y si hay unas obras que quedan muy lejos y no me beneficio, hay una forma de medirlo que es la factorización.

¿Si una persona se beneficia con varios proyectos viales, se le cobra varias veces?
No es que se le cobre varias veces sino que los beneficios de uno o varios proyectos se tendrán en cuenta y se reflejarán en la misma factura de cobro.

¿Cómo podrá la comunidad hacer reclamos?
Por supuesto tenemos que organizar una oficina de reclamos con la Secretaría de Hacienda. Pero esto tiene un nivel de complejidad que amerita, más que atención a reclamos, aclaración de dudas a la comunidad, porque estamos haciendo unos estudios muy serios y juiciosos que requieren un nivel de comunicaciones muy grande. Un ejemplo de un posible reclamo: en los estratos 1, 2 y 3 solo exoneraremos a propietarios que habiten su vivienda, no a quien tenga una vivienda allá y no la utilice. Si tiene dos viviendas en esos estratos tampoco se exime.

¿Cómo va a resolver el Municipio los posibles errores que se cometan?
Hay que estar muy atento. La idea es que la gente entienda el espíritu de lo que estamos haciendo, con la pobreza que hay, simple y llanamente pensamos que como venían las cosas en el pasado esta ciudad era insostenible y necesitamos la solidaridad de la población para seguir invirtiendo en los sectores más deprimidos. Si uno piensa que la Administración es sana, que las decisiones son juiciosas y quiere que haya un equilibrio en Medellín después de toda la violencia que hemos sufrido, vale la pena que nos demos la pela, que hagamos un esfuerzo y que sigamos en esta dirección para que a todos nos vaya mejor. Esa es la apuesta.