Empieza un largo capítulo

La liquidación de Lérida CDO
Empieza un largo capítulo
Las familias afectadas de Space apenas empiezan a conocer los pormenores del proceso de liquidación

Si bien está claro para la Superintendencia de Sociedades que el proceso de liquidación judicial en que se encuentra Lérida Constructora de Obras S.A., parte integral del Grupo CDO –solicitado por esta sociedad–, persigue preservar los bienes de la compañía, que son la prenda del acreedor, para los damnificados de las torres 1 a la 4 de Space y dos más de la demolida torre 5 no está tan claro en qué orden de prelación de pagos estarían sus acreencias, teniendo en cuenta su situación de acreedores.

Lo único cierto es que en este proceso liquidatorio tienen prelación los gastos administrativos que se generen dentro del mismo, las obligaciones laborales (que según el agente liquidador Marco Tulio Zapata, no existen) y las fiscales, es decir, las que se deriven de un tributo o impuesto, no solo aquellas relacionadas con la Dian. A partir de este punto, la Superintendencia de Sociedades entraría a calificar y clasificar al resto de acreedores de Lérida Constructora de Obras S.A.

El liquidador Marco Tulio Zapata, quien además tendrá en adelante la representación legal de Lérida Constructora de Obras S.A., asegura: “Un proceso de insolvencia (en el que se encuentra esta compañía) es un proceso crítico y mi función será, en lo posible, minimizar los perjuicios frente a los acreedores”.


Diego Restrepo, Santiago Londoño y Marco

Acerca de la complejidad de esta liquidación y del momento que deberán esperar los damnificados de Space para recuperar un porcentaje aún incierto de su patrimonio, Santiago Londoño, abogado adscrito a la Superintendencia de Sociedades –regional Medellín–, aseguró que cada una de las cuatro etapas de una liquidación judicial conlleva un nivel de dificultad significativo y se toma su tiempo: “Lo primero que hay que hacer es inventariar los bienes que tiene la compañía que se va a liquidar, luego serán objeto de un avalúo y después se deben enajenar, es decir, debo realizar ese patrimonio (venderlo) y con el producto de la realización del patrimonio atender a los acreedores”, explica.

Entre tanto, las familias afectadas de Continental Towers, Asensi y demás unidades residenciales construidas por el Grupo CDO, y que también han sido evacuadas o son objeto de revisión por parte del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres (Dagrd), como es el caso de Punta Luna, serán tenidas en cuenta dentro del proceso de reorganización en el que se encuentran otras cinco sociedades del grupo CDO. Son estas Calamar Constructora de Obras CDO SAS; Viviendas Financiadas Constructora de Obras Vifasa CDO SAS; Alsacia Constructora de Obras – Alsacia CDO S.A.; Bepamar Constructora de Obras – Bepamar CDO SAS, e Inversiones Acuarela Constructora de Obras – Acuarela CDO SAS. La Superintendencia de Sociedades afirma que con esta reorganización pretende “normalizar las relaciones comerciales y crediticias, mediante su reestructuración operacional, administrativa, de activos o pasivos”.

La demolición de Space
En un período máximo de dos meses y con un costo aproximado de setecientos millones de pesos serán demolidas las torres 1, 2, 3 y 4 de Space que permanecen en pie, tal como lo anunció Diego Restrepo, gerente de la recién creada oficina de Vivienda Segura y saliente director del Instituto Social de Vivienda de Medellín (Isvimed). La decisión de la demolición también fue notificada mediante auto a al liquidador Marco Tulio Zapata. Los costos que se deriven de esta demolición serán tomados como gasto administrativo, dentro del proceso de liquidación judicial que se adelanta frente a Lérida Constructora de Obras S.A.