El violinista Stephen Waarts interpetará a Brahms con Filarmed

El joven violinista se ha presentado en las mejores salas del mundo, y viene por primera vez a la ciudad como solista en el Concierto para violín de Brahms

Para su sexto concierto de temporada, el viernes 10 de junio a las 8:00 p.m. en el Teatro Universidad de Medellín, la Orquesta Filarmónica de Medellín tendrá como intérprete invitado a Stephen Waarts, un violinista holandés-americano que a sus 20 años ya ostenta premios del público y jurado en la competencia Queen Elizabeth de 2015, este uno de los concursos más importantes del mundo, además de reconocimientos en la Competencia Menuhin de 2014 y la Competencia Internacional de Montreal de 2013. Con 17 años de edad, ganó la competencia Young Concert Artists Auditions en Nueva York.

Waarts interpretará junto a la orquesta el Concierto para violín de Brahms, y la orquesta ejecutará la Sinfonía No. 1 de este mismo compositor, todo esto bajo la dirección de Alejandro Posada.

El maestro director explica que su invitado se ha presentado en las mejores salas del mundo, y que, aun siendo muy joven, “tiene una madurez y una experiencia musical muy grande, es virtuoso y logra versiones muy frescas de las obras que interpreta”.

Precisamente este perfil ha marcado a los solistas que se han presentado recientemente con la orquesta, y algunos de sus asociados, como es el caso de Roberto González-Monjas, violinista y director adjunto de la Academia Filarmónica, el chelista bogotano Santiago Cañón y el chelista que estará en el próximo concierto de la Academia Filarmónica, el alemán Leonard Elschenbroich.

Todo esto, continúa Posada, porque “traer a estas personas, inquietas por la interpretación, sirve para que el público las conozca y valore, se vuelven un ejemplo para los jóvenes intérpretes de la Academia y los hace embajadores del trabajo que tanto la Orquesta como la Academia realizan en Medellín”.

Las obras que se oirán en el concierto son, para el director, “una joya de museo que hay que ir a ver y escuchar”. La Sinfonía No. 1 de Brahms, para el maestro, “es una obra que marca la historia de la música” al ser, en muchos aspectos, la continuación de la Sinfonía No. 9 de Beethoven. “Es interesante: el ultimo movimiento está basado en una melodía que le envió Brahms en una carta a la esposa de Schumann”.

Posada concluye: “Me interesa mucho la conexión entre el Concierto para violín y la Sinfonía, ambas en la línea de la música pura que Brahms logró, sin dejarse influenciar por otros estilos de la época. El público podrá escuchar dos grandes obras de la humanidad”.

El concierto tendrá charla previa con entrada libre a las 7 pm., a cargo de Ramiro Isaza.