El “túnel de Crespo” y nuestro Gran Crespón

josegabrielBaena

¿Queremos un Gran Crespón de 25 kilómetros? Esperemos que el próximo alcalde detenga esta obra megalómana

/ José Gabriel Baena

Hace ocho días veía en la TV local las notas del desastre invernal, con esas imágenes dicientes del “deprimido” vial frente a la Terminal del Norte lleno hasta el tope de un líquido espeso de color innombrable, y al pasar al Cablenoticias bogotano me topé con un informe sobre el muy discutido “Túnel de Crespo” que están construyendo en Cartagena desde 2009. Una obra pública que tiene todos los visos de convertirse en otro túnel de La Línea por la gravedad de sus desórdenes administrativos y técnicos. Buscando en el diario El Universal me topé con que la magna obra tiene enfrentados entre sí al Concejo Municipal, a los habitantes de la zona de Crespo y Marbella, al consorcio constructor, a la Alcaldía y al Ministerio de Transportes, en incomprensibles contradicciones. En marzo del año pasado se informaba que la obra tenía un avance del 54%, que “sólo” iba a costar 133 mil millones y que se entregaría en septiembre de 2014 cumplidamente, lo que no sucedió. Hoy está parada. Se había iniciado con un presupuesto estimado de 100 mil millones. Y ahora dice el consorcio que se van a tardar un año más, lo que generará otro sobrecosto del 30% y llegará en septiembre de 2015 a una suma de 180 mil millones, ¿sí me entienden? Aclaremos, con el diario a mano: “Un kilómetro de longitud tiene el túnel de Crespo, más 200 metros de aproximación descubierto en cada extremo… pasará por debajo de la playa y permitirá descongestionar la entrada por el norte de la ciudad, en especial en épocas de vacaciones. En total son 33 hectáreas para zona verde, deportiva y de recreación”. Pero el “túnel” no es un túnel: es simplemente un extenso “deprimido” abierto en las playas de Crespo-Marbella y que será cubierto con un techo de cemento con parque lineal encima. El concreto contratado resultó chimbo y corrupto, dijo la Agencia Nacional de Infraestructura: “Respecto a la reactividad que sufrieron los materiales en contacto con la salinidad… las fallas que hoy registra el túnel no tienen que ver con la construcción sino que vienen desde la cantera de donde sale la piedra con la cual se hace el concreto… esto se demuestra a través de unas manchas que empiezan a salir en las losas y en los muros… Lo más preocupante es que por exigir cumplir los plazos vigentes se termine generando un deterioro en la estructura, que pueda resultar en que esta colapse”. Sin judicializar a nadie (¡!), el Gobierno exige que se repitan con concreto de verdad los revestimientos de paredes, losas de piso y techo. El “túnel de Crespo” y su parque lineal se lo metieron a Cartagena con hermosos dibujitos. En Medellín nos pasó algo parecido con el Parque del Río, que empezará a semidestruir nuestras dos únicas y principales vías de sur a norte y a colapsar la ciudad desde enero y para siempre. En noviembre de 2013, la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos dejó sentada su posición adversa sobre esta obra (ver internet), no sólo por el costo dudosísimo de 2 billones iniciales sino por sus enormes inconvenientes ambientales y técnicos. El Parque no será ambiental sino Tóxical Park por las nubes de gases de autos que saldrán de los túneles o deprimidos. Se destruirán las obras de acueductos, alcantarillados, tuberías de descarga de lluvias y quebradas, construidas en decenas de años. Los sobrecostos afectarán a Medellín durante medio siglo. ¿Queremos un Gran Crespón de 25 kilómetros? Esperemos que el próximo alcalde detenga esta obra megalómana. (Crespón: De crespo: Gasa en que la urdimbre está más retorcida que la trama / Señal de luto).
opinion@vivirenelpoblado.com