El sentir flamenco de Tomatito

El reconocido guitarrista, que se perfila como el sucesor de Paco de Lucía, visitará nuestra ciudad

El público de Medellín podrá deleitarse con el sonido de la guitarra del español José Fernández Torres, mejor conocido como “Tomatito”, uno de los intérpretes contemporáneos más importantes de la música flamenca, quien se presentará en el Teatro Metropolitano el sábado 11 de abril a las 8 de la noche.


Foto cortesía Eduardo Hernández

Hijo del flamenco
Tomatito nació en Almería, Andalucía, el 20 de agosto de 1958, y es heredero de una dinastía de músicos. Su abuelo, Miguel Fernández, apodado “El Tomate”, era un reconocido guitarrista en su pueblo natal; su padre, José Fernández Castro, también llamado “El Tomate”, además de ser guitarrista hogareño, era clarinetista en la Banda de Música de Almería; y su tío, Miguel Vega de la Cruz, mejor conocido como el “Niño Miguel”, fue un intérprete legendario en toda España.

“Tienes la cultura musical desde pequeñito”, asegura Tomatito. Pero más que nada, el flamenco, según el guitarrista, es un sentimiento que se tiene desde niño. Y ese es uno de los sellos característicos del músico, quien combina técnica impecable con expresividad. “La vida sin música no sería vida y en el flamenco nací y moriré”, manifiesta.

La pareja flamenca por excelencia
En 1970, su familia se traslada a Málaga. Con apenas 12 años, el intérprete se vuelve un invitado recurrente en varios escenarios del lugar, como la Taberna Gitana o La Cañeta, donde acompaña a muchos cantantes y comienza a forjar su propio prestigio.

Sin embargo, el momento clave de la carrera del joven Tomatito es cuando José Monge Cruz, mejor conocido como “Camarón de la Isla”, una de las voces más emblemáticas del flamenco, llega a Málaga a un concierto y, por accidente, se queda sin su guitarrista acompañante, hasta que alguien recomienda a “ese niño de la Taberna Gitana que toca bien las cosas de Paco (de Lucía)”.

Ese día marcó el inicio de una relación personal y profesional con Camarón de la Isla, que duró 18 años, y que marcó profundamente a Tomatito. “Camarón está metido en cualquier flamenco. Siempre está presente”, expresa el guitarrista. Juntos grabaron siete discos de 1979 a 1992 y revolucionaron el cante y el toque flamenco para siempre. La pareja flamenca por excelencia.

En 1992, la vida y la carrera de Tomatito sufrieron un vuelco cuando Camarón falleció de cáncer de pulmón. No obstante, luego del impasse, el ascenso no se detuvo. Incluso, en las visitas de Frank Sinatra y Elton John a España, ambos tocaron con el nacido en Almería, y proyectos como Mecano, Carlos Cano y Romeo Santos (entre otros) han contado con sus colaboraciones.

“La música es universal y no tiene idioma”
Otra figura fundamental para Tomatito es Paco de Lucía. “Es el rey. Cuando era niño aprendí a tocar queriendo imitarlo”, cuenta el guitarrista almeriense, quien construyó su estilo partiendo de los acordes, arpegios, solos y sentimiento que Paco de Lucía plasmó en sus canciones.

El tiempo llevó a Tomatito a convertirse en uno de los guitarristas flamencos con mayor proyección internacional. Su estilo es limpio, rítmico y está abierto a lenguajes más modernos y sofisticados; pero, como afirmó el crítico musical español José María Gamboa: “aunque su guitarra se ha enriquecido con otros aromas, ha mantenido incólume el sello flamenco”.

Cinco Grammys latinos y otros premios lo acreditan, pero él solo necesita su guitarra para convencer al público. “La música es universal y no tiene idioma”, dice aquel que sabe que las bellas melodías de su guitarra tienen la capacidad de tocar la fibra íntima de la gente donde vaya. A los seguidores de Medellín, Tomatito les promete un recorrido completo por lo más destacado de su discografía en solitario, que consta de ocho discos, y los momentos más importantes de su etapa con Camarón. “Espero que vayan a acompañarme a compartir el sentimiento flamenco”, concluye.