El señor y la señora crujientes

El señor y la señora crujientes
El señor y la señora crujientes son franceses, y son los invitados perfectos para un algo con té, una cena con vino o un desayuno con café. Está hechos de jamón, queso gruyere y huevo.
 
croque_monsieur_ppal 
 
Madame Sylvia Del Moral, hija de padre español y madre francesa, vive en La Rochelle, un pequeño pueblo en la costa Atlántica francesa a dos horas en tren de París. A pesar de tener esposo y una hija, Sylvia disfruta hospedando estudiantes de intercambio, especialmente aquellos que vienen de Latinoamérica, para practicar un poco lo que su padre le enseñó de español. A cambio, los estudiantes disfrutan de una excelente comida francesa. El francés lo aprenden en la calle.
 
Al decir gastronomía francesa uno pensaría en los restaurantes pomposos de París y todo el glamour de la alta cocina, pero madame Del Moral utiliza ingredientes básicos y locales para una cocina diaria sencilla y con lo que algunos considerarían un exceso de mantequilla. Uno de sus platos preferidos es el cous cous con pasas amarillas, y ensalada con jamón, pero cada domingo los mejillones en vino blanco y tocineta son sagrados, y el pollo al horno con papa sauté y zanahorias, que se cocina a fuego bajo durante horas, se hace mínimo una vez a la semana por petición de los estudiantes. Pero cada cierto tiempo Sylvia se cansa, no quiere cocinar, o está de mal genio y entonces viene el sánduche.
 
El sánduche es un croque monsieur, o croque madame para el que así lo prefiera. A los estudiantes les encanta, y a Sylvia la saca de apuros o le presta tiempo para lo que ella quiera. El croque monsieur, traduce señor crocante o crujiente, y croque madame sería señora o dama crujiente. Esto es un tentempié de jamón y queso gruyere muy común en Francia, pero madame Del Moral lo acompaña con sopa, papas fritas y/o ensalada, logrando una comida completa. También lo acompaña de vino para comer en las noches, o con café y mermelada de melocotón con almendras para comerlo al desayuno.
 
Al recorrer cualquier ciudad francesa este delicia puede encontrarse con tanta facilidad como los carritos de crepes o la sopa de cebolla. De hecho uno de los acompañamientos para el croque monsieur suele ser la sopa de cebolla gratinada.
 
La receta del señor crujiente:
Hacer un sánduche de jamón ahumado y queso gruyere, en pan tajado blanco con mantequilla en cada tapa, y dejar a un lado. Aparte, en un coca no muy honda, batir un huevo con ¼ de taza de crema de leche y agregar sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Llevar el sánduche al batido y remojarlo bien para que se impregne de huevo y crema. Pasarlo a una cacerola con 5 cucharadas de mantequilla a fuego medio para que se cocine el batido y se derrita un poco el queso. Dejara dorar por ambos lados y servir con papas fritas.
 
La receta de la señora crujiente:
Este sánduche es exactamente igual al anterior, pero después de dorarse un poco en la cacerola se lleva a una lata para el horno. El horno debe estar precalentado y el calor debe estar principalmente arriba. Con el horno listo, quebrar un huevo, con cuidado de no dañar la yema, y echarlo sobre el sánduche. Llevarlo al horno con cuidado hasta que el huevo esté cocido pero de yema blanda, aproximadamente unos 4 ó 5 minutos. Servir caliente con papas frita o ensalada.