El proyecto de Valorización ha adolecido de planeación: Contraloría

La entidad asegura que ha encontrado reiteradas fallas en el diseño y la planeación de las obras que el Municipio financia con cargo a los ciudadanos. También analiza otras, como el puente de la Superior con El Tesoro, en las que no había puesto su lupa
Carlos Ignacio Uribe. Fotos Sébastien Herbiet

Por Daniel Palacio Tamayo 
daniel.palacio@vivirenelpoblado.com.co

El contralor auxiliar de obras civiles, Carlos Ignacio Uribe, en diálogo con Vivir en El Poblado, señaló los hallazgos del ente de control en relación con las obras de Valorización y contó lo que viene en algunas investigaciones que adelanta la entidad en obras como el puente de la transversal Superior con la calle 10, la Superior con El Tesoro y Los Balsos con la Inferior, que, según él, se ha convertido “en el coco de la obra pública en Medellín”.

¿Dónde estuvo la Contraloría para advertir sobre estos errores?
“Lo primero es que la función de advertencia de la Contraloría ya no existe, un fallo de la Corte Constitucional le quitó esa potestad con el fin de que la entidad no coadministrara. Así que la función de la Contraloría es posterior y selectiva a la labor administrativa”.

¿Entonces ningún ente de control vio las fallas de la Inferior con Los Balsos a tiempo?
“Para el caso específico de la Inferior con Los Balsos, esta Contraloría ha hecho 3 auditorías especiales. El resultado preliminar de la tercera estará la siguiente semana y el definitivo, la segunda de diciembre. Sin embargo, puedo decir que han sido recurrentes las dificultades y debilidades en el proceso de diseños, estudios técnicos, planeación y ejecución del proyecto”.

En todo…
“En contratación se adjudicó de acuerdo con la normatividad existente, sin ningún problema”.

¿Y qué ocurre con la cesión del contrato y la falta de pólizas todo riesgo?
“La cesión del contrato es potestativo de las partes. Como hoy está documentado, el primer contratista tuvo dificultades con la comunidad, que le llevaron a tomar la decisión de decirle a la entidad ‘lo entrego’; eso es una situación inherente a una obra.
También hemos hablamos con la comunidad con lo que tiene que ver con las casas que hoy tienen fallas estructurales, que infortunadamente, en una debilidad en la contratación, las pólizas salieron sin la cobertura todo riesgo. El Municipio está abocado a responderle a la comunidad y repetir contra el contratista y los funcionarios que infortunadamente dieron un proceso de contratación sin el debido cumplimiento de la asegurabilidad, que es un tema exigido por la norma”.

¿Por qué su antecesora en una auditoría dijo que todo marchaba bien?
“La percepción de la obra, en su mayoría, es negativa en el desarrollo por las situaciones inherentes, pero cuando termina puede ser buena o negativa. Yo les diría que la Contraloría ha estado permanentemente en el desarrollo de la obra y hoy ya estamos a la luz de un daño patrimonial que es claro y contundente como lo tenemos en la pantalla del túnel de la Inferior que falló. Eso debe tener un proceso de resarcimiento, pues son recursos públicos”.

¿Cuáles fueron esos hallazgos?
“Los estudios y diseños no se adaptaron a las condiciones del terreno, es decir, hay debilidad en estudios de suelos, de diseño estructural, tal como lo corroboró la U. de M., además su ejecución no ha sido acorde a las necesidades del proyecto. También hubo una programación que se ha postergado, en buena medida, por estudios técnicos que no estaban previstos en el proceso. En la segunda auditoría que hicimos, la gestión de contrato salió calificada de forma negativa para la administración municipal, debido a la supervisión y acompañamiento que ha tenido el proceso. Producto de eso hubo unos traslados disciplinarios a la interventoría y la secretaría de Infraestructura, en cabeza del secretario (Javier Darío Toro, pues el análisis fue hecho con corte a 31 de diciembre de 2015) y al supervisor del contrato”.

¿Quién va a responder por los 9 mil millones invertidos de más?
“Ha habido obras extras inherentes al proyecto que son asumidas por Fonvalmed. Por otro lado, una de las pantallas del túnel falló y eso da como resultado que se haya contratado el estudio de la U. de M., el contrato con la EDU, que a su vez contrató a Integral y Conconcreto para unos estudios adicionales, y actividades preoperativas para garantizar la estabilidad del puente. Eso es razón de verificación por parte de la Contraloría y de hallarse que hay detrimento, se dará traslado a responsabilidad fiscal que definirá quién tiene que entregar esos recursos”.

¿Cuánto tiempo se tomará ese proceso?
“Para la segunda semana de diciembre entregamos un informe definitivo. Una vez se den los presuntos hallazgos fiscales, tenemos 20 días para darle el traslado a responsabilidad fiscal (al interior de la Contraloría) que tiene un término de ley para dar respuesta e imputar los hallazgos y arrancar con ese proceso para constatar que haya culpa, dolo o lesión al Municipio, que, a la luz de lo que hemos visto, va a ser muy evidente”.

Pero si los problemas en efecto fueran de diseño, ¿responde el Municipio?
“Pero a su vez el Municipio está repartiendo esos riesgos, porque hay un tercero que es el diseñador, en este caso, la EDU que para el caso de Los Balsos con la Inferior contrató la empresa EDL. En este tema que hay problemas de diseños se requiere a la EDU y EDL o si es de supervisión se requiere al supervisor del contrato”.

¿También se revisará el modelo de contratación de Integral y Conconcreto?
“Esa contratación hoy no se ha dado. Según información, con corte a 31 de octubre, no hay un contrato formalizado por parte de la EDU con Conconcreto, solo hay uno preoperativo para garantizar la estabilidad del puente y unos estudios adicionales. Una vez se haga la contratación para la reparación, por supuesto quedará en manos de la Contraloría para el otro año hacer la revisión”.

¿Y las adiciones en las otras obras no representan sobrecostos?
“Hoy como están sustentadas las adiciones en obras extras no contempladas, no tenemos argumento para ello. Pero eso sí da muestra de algo: el proyecto ha adolecido de planeación y ha sido muy recurrente durante la ejecución de las 23 obras de Valorización”.

¿Qué pasa en la Superior con la 10?
“Allá ha habido dos actuaciones. Parece reiterativo, pero ha adolecido de diseño, de planificación y eso ha permitido encontrar mayores obras ejecutadas y por supuesto un plazo mayor”.

¿Y Los Parra con la avenida El Poblado?
“El Municipio ha sido muy acucioso en el tema. El casino tiene dos licencias de construcción, una para obra nueva y otra de modificación; la de obra nueva contempla una obligación de ceder parte de la vía y la de modificación no la tiene. Hoy la Contraloría está investigando ese tema, pero es una situación compleja porque hay un proceso judicial en el que no podemos entrar a conceptuar hasta que haya un fallo judicial”.

El puente de El Tesoro con la Superior sigue causando dolores de cabeza.
“Es una obra que no ha sido auditada por la Contraloría. Sin embargo se está revisando. Hoy el resultado es un puente que no está funcionando con el 100% de efectividad, sino que diría uno que con el 50, porque el otro está exclusivo para la salida de El Tesoro”.

¿Ustedes están buscando integrar la ciudadanía a la labor de veeduría?
“Hoy la Contraloría de Medellín está ejecutando la auditoría en Los Balsos con la Inferior por una solicitud de la comunidad. Estamos acompañando el proceso de Valorización, hemos auditado 14 de los 23 proyectos, ojalá pudiéramos el 100% de las obras. Esto es de doble vía, nos acercamos, pero necesitamos que la comunidad nos diga sus observaciones y serán atendidas de la forma requerida”.