El Municipio profundiza investigaciones sobre licencias de construcción

 
 

Para resolver estos problemas Corantioquia, el Área Metropolitana, la Secretaría de Medio Ambiente, Planeación, Obras Públicas y Empresas Públicas, se han venido reuniendo desde mediados de junio en un comité interinstitucional para adelantar acciones sobre este sector en particular.

Las quebradas

Según Carlos H. Jaramillo, Subdirector de Planeación Territorial del Municipio, para resolver el problema del desbordamiento de las quebradas Chacaltaya y La Paulita, intervenidas por parcelaciones, se adelantan acciones para que los constructores cumplan en el corto plazo con el plan de manejo ambiental y hagan las correcciones necesarias en las cuencas como requisito indispensable para el recibo de obras exigido por Planeación.

Para la quebrada La Aguacatala, que pasa sobre la carrera 10, “se está requiriendo a las urbanizaciones del sector, ya que los predios donde la quebrada afecta la vía son privados y las constructoras hicieron manejos cuestionables de los cauces. Por ello es responsabilidad de los urbanizadores que adecúen una sección mínima de la vía afectada y realicen la intervención de la quebrada acorde con los requisitos ambientales”, explica Jaramillo.

La carrera 10

En la deteriorada carrera 10, Planeación asegura que a la fecha buscar establecer a quién corresponden los predios donde está la vía, ya que mucha de la documentación reposaba en la Curaduría Segunda. “Cuando empezó el proceso de estas urbanizadoras, el Curador de entonces era Carlos Eugenio González. La licencia de las urbanizaciones de este sector se aprobó bajo la normatividad del Acuerdo 38, pero actualmente la documentación no existe y por lo tanto hay vacíos que estamos tratando de llenar con información de otras dependencias como la Secretaría de Hacienda y los mismos archivos de Planeación”, explica Carlos H. Jaramillo. No obstante, Planeación asegura que el deterioro de la vía fue causado por las urbanizaciones y parcelaciones en el proceso de construcción y serán estos particulares quienes respondan por la reparación de la vía, ya que al ser terrenos privados Obras Públicas no puede intervenir y entonces habrá que buscar otros mecanismos como conciliación entre los urbanizadores que generaron esta situación.

Servidumbre del Tesoro La Virgen

Y hablando de problemas de vías en este sector, la comunidad del Tesoro La Virgen afirma que tradicionalmente ha tenido una servidumbre: un camino de herradura que pasa por encima de la base militar cerca de Isa y se extiende hasta Envigado. Sin embargo, cuando construyeron el condominio San Gabriel,taparon la servidumbre con malla y le cerraron el paso a la comunidad. Porfirio Arango, Presidente de la Junta de Acción Comunal, sostiene que la comunidad tiene escrituras con las que puede comprobar que esta vía es propiedad pública y jurisdicción del barrio. Actualmente, hay una demanda de la comunidad para recuperar el paso en la servidumbre, pero hasta el momento no ha habido un pronunciamiento sobre el proceso de conciliación.

Al respecto de las servidumbres, Planeación afirma que los urbanizadores deben respetar estas vías que son de dominio público. “Pero cuando ciertos predios o tramos son intervenidos por particulares, la comunidad debe demostrar en un proceso legal que estas servidumbres han sido utilizadas históricamente para ratificar la afectación de uso público”, según afirmó Carlos H. Jaramillo.

El Pot
busca soluciones de fondo

Para evitar que continúe la proliferación de urbanizaciones en la parte Alta de El Poblado, y que se siga deteriorando esta zona considerada de reserva ambiental, en la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial, Planeación incluyó la propuesta de que sobre el corredor de Las Palmas solo se acepten proyectos constructivos para usos de competitividad internacional y hacia abajo se conserven estas zonas de reserva como un parque que permita proteger los recursos ambientales. Así mismo, estableció que las densidades en zonas rurales sean definidas y supervisadas por Corantioquia.

“Además de definir un marco que regule definitivamente estas zonas, se están investigando las urbanizaciones existentes, ya que en el tránsito entre el Acuerdo 38 y el 62, se otorgaron licencias a ciertos proyectos acorde con un porcentaje de avance de las obras. Por ello se determinará quiénes cumplían estos requisitos y quiénes no, para definir su responsabilidad en actuaciones indebidas. En la actualidad a uno de estos proyectos se le cursa una investigación” concluye Carlos H. Jaramillo, Subdirector de Planeación Territorial.