El Mesías de Händel: una hermosa tradición

El propio Händel vivió una experiencia de carácter místico al componer este grandioso oratorio en tan solo 22 días: “¡Pensé que veía el Cielo ante mí… y hasta a Dios mismo!”

/ Jorge Vega Bravo

El nivel espiritual de un país, de una ciudad, se puede percibir, entre otros aspectos, por su nivel cultural y su apertura a las manifestaciones artísticas. Medellín crece lenta y constantemente en este campo y es amplia la oferta de espectáculos teatrales, de exposiciones, de danza y de diferentes expresiones musicales, desde el rock y el pop hasta la música vocal y la música sinfónica.

Tenemos la fortuna en nuestra ciudad de presenciar con frecuencia el ballet El Cascanueces y el rey de los ratones, una tradición navideña en las grandes capitales del mundo. El pasado 29 de noviembre el Ballet Metropolitano de Medellín y bailarines invitados del American Ballet Theater de Nueva York nos deleitaron con una presentación de muy buen nivel en el Teatro Metropolitano.

Otra gran tradición, de la que gozamos hace 40 años, es la presentación navideña de El Mesías, de Georg F. Händel.

En mayo de 1974 el Estudio Polifónico de Medellín, dirigido por el maestro Alberto Correa, cantó por primera vez El Mesías en la iglesia de San Ignacio y a los pocos días en el Teatro Pablo Tobón Uribe. En diciembre del mismo año, con la Orquesta Sinfónica de Antioquia, se inició la tradición que ha persistido 40 años. En 1983 el Estudio Polifónico y el maestro Correa fundaron la Orquesta Filarmónica de Medellín, cuyo propósito fue acompañar al coro en las obras sinfónico-corales. La orquesta fue creciendo y su ámbito de acción también. El año pasado el maestro entregó una sólida institución a la ciudad y siguió al frente del Estudio Polifónico.

Correa reunió este año otra orquesta con músicos de la ciudad y el 15 de diciembre va a celebrar los 40 años de El Mesías. Escribía Rafael Vega Bustamante en Vivir en El Poblado en diciembre de 2011: “En el Teatro Metropolitano se empezó a presentar desde 1987, año de fundación de esta sala. La presentación de El Mesías se ha convertido en una especie de rito anual en el tiempo de Navidad. El maestro Correa mantiene este impulso y lo lleva a diferentes iglesias en los barrios. Es necesario anotar que esta formidable obra sinfónico-coral se ha convertido en un medio de difusión de la música clásica entre nosotros. Los nuevos asistentes conocen el teatro y se asombran al escuchar por vez primera una composición sinfónico-coral con cuatro solistas y coro, en una música que no obstante su profunda belleza y variedad es ‘fácil de escuchar’”.

Cantar o escuchar El Mesías es un verdadero regalo para el espíritu. En muchas salas del mundo la gente lleva la partitura y sigue la música. El propio Händel vivió una experiencia de carácter místico al componer este grandioso oratorio en tan solo 22 días: “¡Pensé que veía el Cielo ante mí… y hasta a Dios mismo!”, exclamó el compositor al terminar. Y es que además del bien conocido “Halleluja”, el oratorio tiene joyas del repertorio barroco como la fuga coral del final: “Amen” o arias de intensidad dramática como la del bajo “The people that walked in darkness”, donde Händel transmite la vivencia de oscuridad interior. O de una belleza sublime como el aria de la soprano “How beautiful are the feet of them”. Invito a los lectores a darse este regalo de Navidad el próximo lunes 15 de diciembre a las 8 pm en el Teatro Metropolitano. Felicitaciones al Estudio Polifónico de Medellín y al maestro Alberto Correa.
opinion@vivirenelpoblado