El día mundial del turismo, “verde que te quiero verde”

 
 
El día mundial del turismo, “verde que te quiero verde”
 
     
 
Cada vez son más los turistas que cuidan y respetan el sitio que visitan. Son viajeros ecológicos que siempre han existido, aunque han sido menos numerosos de lo deseable
 
     
 
 
     
 
El sábado 27 de septiembre se celebró el día mundial de la industria más grande y de mayor crecimiento en el planeta: el turismo. Los crecientes ingresos, el mayor tiempo disponible para el descanso, los menores costos de transporte y comunicación, han permitido un incremento considerable en el número de personas que viajan y salen de vacaciones a través de sus países y del mundo.
De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), el sector debe responder con premura al cambio climático si aspira a desarrollarse de una forma sostenible y debe responder rápidamente al impacto que generan sus propias operaciones.
El turismo verde es una nueva oferta pensada para el viajero que busca acercarse a la naturaleza, disfrutar de la hospitalidad de las gentes y de su cultura, y compartir sus emociones y costumbres. Cada vez son más los turistas que cuidan y respetan el sitio que visitan. Son viajeros ecológicos que siempre han existido, aunque han sido menos numerosos de lo deseable, lo cierto es que hay en la sociedad actual una conciencia de protección ambiental latente. Es la que Colombia, país megadiverso y multicultural, necesita.
En Colombia, Proexport pretende mostrarle al mundo las riquezas del país, especialmente su potencial turístico y su relación con la naturaleza, gracias a estrategias que van desde videos para exportación hasta talleres regionales que ayuden al crecimiento de esta industria, con la participación del sector público y privado.

Esfuerzos y soluciones
El programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente presentó el 24 de septiembre, una campaña destinada a fomentar un turismo más ecológico con una iniciativa llamada “Pasaporte verde”, en él, a través de Internet, se dieron una serie de recomendaciones para informar a los turistas de algunas actitudes que dañan el medio ambiente y la manera de evitarlo como: viajar con empresas que sean responsables en el tema, reducir el consumo de energía tanto durante el viaje como en su hospedaje en los hoteles, comprar productos ecológicos,…
http://www.unep.fr/greenpassport (disponible en ingles y francés)

 
     
  Aviaturismo, otra opción verde
Colombia tiene cerca de 1.860 especies de aves aproximadamente. Esta gran riqueza la hace lugar interesante para el avistamiento, un programa científico que hoy se incluye en las agendas de empresas que desarrollan el ecoturismo. Según la Asociación Americana de Observadores de Aves (ABA), en el mundo más de 100 millones de aficionados hacen viajes internacionales en busca de nuevas especies. Estos viajeros le pueden representar a Colombia la oportunidad de crecer en turismo de naturaleza.
Esta tendencia en el país, en lo que muchos han denominado el “aviaturismo”, cuenta con el apoyo de Proexport, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Parques Nacionales, entidades que trabajan con talleres que buscan reforzar el conocimiento y determinar la capacidad del país en este campo; además crear conciencia sobre los beneficios del turismo en cuanto al impacto social y económico que esta actividad conlleva.

Para que vaya a la fija…
En la región andina: colibríes y hormigueros. En el Caribe, Sierra Nevada de Santa Marta: periquitos y tororois. En el Pacífico: la variedad es grande, más de 500 especies.

 
     
 
Experiencia positiva
En una nota de opinión publicada en un periódico nacional, se resalta la gestión adelantada por el Ecolodge El Almejal, ubicado en Bahía Solano, Chocó, en la que cada año aprovechan la llegada de las tortugas marinas para desarrollar un programa ambiental, gracias al Tortugario que le facilita a los turistas la oportunidad de conocerlas y hacer parte del trabajo científico.
Sin embargo, en esta nota también se hace referencia a las palabras que un día el escritor Gabriel García Márquez dedicó a la “astucia” del hombre: “Desde la aparición de la vida visible en la Tierra, debieron transcurrir 380 millones de años para que una mariposa aprendiera a volar; otros 180 millones de años para fabricar una rosa con el único compromiso de ser hermosa, y debieron pasar cuatro eras geológicas para que el hombre, a diferencia de su abuelo pitecántropo, fuera capaz de cantar mejor que los pájaros y morirse de amor. No es nada honroso para el talento humano en la era de oro de la ciencia haber concebido que un proceso multimilenario y colosal pudiera volver a la nada de donde salió por el simple hecho de oprimir un botón”.
En el país existen esfuerzos para hacer la hotelería más amigable con la naturaleza, para demostrar que se puede ofrecer un valor agregado, garantizando el cuidado del medio ambiente. Para ello deben buscar su “Sello verde”, y obtener la Certificación Ambiental con la Norma NTC 5133.