El color rojo en el vestuario

El color rojo en el vestuario
Las variedades del color rojo pueden favorecer a cualquier persona, hacerla ver más segura de sí misma y más atractiva al sexo opuesto, solo hay que saber cómo usarlos según los tonos de la piel, ojos y pelo.
rojo
 Catálogo Naf Naf Primavera – Verano 2011
 
“Cuando tengas dudas, ponte rojo” dijo alguna vez el diseñador norteamericano Bill Blass. Esto puede ser interpretado al antojo del lector, pero viniendo de un diseñador de la talla de Blass, dice por lo menos que el rojo siempre está de moda, siempre causa sensación y le da presencia al portador.
El rojo es una categoría aparte cuando se habla de colores en vestuario, decoración de espacios, tintura de pelo, etc. Algunas mujeres dirían que el negro también es una categoría aparte, pero tonos neutros  como el gris, azul oscuro, morado o café cumplen funciones similares a este color. El rojo no es un neutro, ni encaja del todo como color frío o caliente, lo matices de vino y naranja podrían definirse como tal, pero el rojo “marlboro”, como muchos le llaman al rojo intenso, recién salido de la caja de témperas, es único. Es estimulante y alarmante, jamás pasa desapercibido.
Del color rojo se ha dicho siempre que es para gente que se siente empoderada o personas con mucha confianza en sí mismas, y en parte es porque se trata de un color llamativo que quien lo usa no puede evitar atraer miradas. Sin duda, no es un color para los tímidos.
La mujer vestida de rojo es casi un cliché del cine, pero un cliché que sigue funcionando por la asociación del color con el amor y la pasión. El hombre vestido de rojo no ha hecho una aparición significativa en la gran pantalla, pero según un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology, la mujeres se sienten más atraídas a hombres vestidos de rojo. Andrew Elliot, el autor principal de esta investigación explica que las mujeres participantes del estudio ven a los hombres vestidos de rojo más atractivos por que se ven más seguros, capaces de conseguir dinero, pertenecientes a un estrato social más alto y más propensos a ser exitosos en el mundo laboral. En una investigación en 2008, el mismo grupo de investigadores había llegado a las mismas conclusiones sobre el efecto del color rojo en los hombres, al mirar fotografías de mujeres. Con las cosas así, el color rojo tiene más implicaciones para la industria de la moda y el diseño, y para los intereses romántico de las personas.
Ana Beatriz Gallego, o Anabé, se ha dedicado a importar vestuarios de marcas a Medellín durante los últimos 7 años, y aunque ella está casada y nada interesada en conseguir citas, sus contenedores siempre traen muchas prendas rojas y en su clóset personal hay una sección amplia para este color. Según esta conocedora del comercio de moda, la ropa de color rojo no hace que sus clientas se vean más sensuales o más atractivas, simplemente las mujeres que tienen mejor figura, o cuerpos trabajados en el gimnasio (o quirófano) suelen sentirse seguras de cómo se ven y por ende no le temen al color. Son estas mismas mujeres las que se atreven con las tendencias de la moda que las otras evitan. Pero el color rojo siempre está presente por que se vende bien, en prendas enteras, accesorios o detalles de estampados.
Ana Beatriz recomienda para las mujeres de pieles pálidas con pelo y ojos claros, usar rojos de tonos azulados y rosa. En las mujeres de pelo y ojos oscuros, se ven mejores los rojos vino tinto, fuertes y vivos. Los tonos rojo-naranja son ideales para las mujeres de pelo rojo natural, pero las mujeres que se tiñen el pelo de un rojo vino o confite, suelen tener dificultades para acomodarse con tonos rojos en sus vestuarios. A las mujeres de piel morena les luce mucho el tono “marlboro” o el “sangre”. “Es importante mirarse en el espejo para ver que el rojo elegido ilumine la cara, el tono de la piel y el pelo. Si el tono opaca la cara, o la hace ver muy pálida, es inadecuado para esa persona”, pues Anabé asegura que todas las personas se benefician al usar este color.