El cambio no convence

El cambio no convence
Desde cuando se suprimió la bidireccionalidad en la Transversal Inferior desde la Calle 12 hacia el sur, no han cesado las quejas y quienes aseguren que fue peor el remedio que la enfermedad

El jueves 21 de abril los usuarios de la Transversal Inferior se sorprendieron cuando al bajar por La Concha no pudieron girar a la izquierda para tomar Las Palmas, como lo habían hecho en los últimos años. Sucedió que la Secretaría de Transportes y Tránsito decidió suprimir el sentido bidireccional de la Transversal Inferior entre las calles 12 y 10 B y dejarlo unidireccional, solo en el sentido norte – sur.
El objetivo de este cambio, según informó en su momento la Secretaría, era “mejorar la movilidad y la capacidad de la vía (Transversal Inferior) al permitir una mayor fluidez de los vehículos que circulan por este lugar.” También el Tránsito indicó entonces que “para hacer más eficiente el desplazamiento de vehículos” fueron instalados dos cruces semaforizados en las calles 12 y 12 A, con el fin de permitir el retorno a Las Palmas. El proyecto requirió una inversión de 110 millones de pesos.
Pero a pesar de las buenas intenciones, casi dos meses después la modificación vial no termina de convencer a muchos usuarios de la Transversal Inferior, quienes consideran que los tacos en las horas pico son ahora peores que antes, ya no en uno sino en los dos carriles, y que los más perjudicados son quienes habitan en el sector de La Concha, pues al suprimirles el acceso a Las Palmas deben bajar por la calle 10, congestionando más el área.
Una de los muchas personas que se comunicó con Vivir en El Poblado para pedir a la Secretaría de Transportes y Tránsito que reconsidere su decisión y que explique con base en qué estudios la tomó, es Carlos Peláez. En su opinión, “no hubo solución de nada, sino un empeoramiento de la situación. Derramaron todo el tráfico por la 10, subutilizando Las Palmas, y la 10 con la 34 se volvió imposible.” Añadió que en las horas pico “la congestión se prolonga hasta Templo Antonia” y sugirió echar atrás la medida, “por lo menos hasta que hagan otras obras.”

Argumentación oficial
Consultada sobre estas inquietudes, la Secretaría de Transportes y Tránsito, por intermedio del Subsecretario Técnico, Juan Fernando Franco, argumentó que la determinación de cambiar la direccionalidad en ese tramo de la Transversal Inferior se tomó tras aprobar un estudio que se presentó en septiembre de 2007. Según este, tanto en la mañana como en la tarde, con la unidireccionalidad se podía mejorar su circulación y agilizar la de Las Palmas. “Esta decisión fue tomada pensado en la eliminación de conflictos”, expresó, y resaltó que para el peatón el cambio es más beneficioso “puesto que en el momento de atravesar alguna de las dos transversales sólo debe mirar para un solo lado, lo cual aumenta su seguridad.”
El funcionario agregó que la accidentalidad en la vía disminuyó. “Las cifras se incrementaban cada año. Desde la concepción de las transversales se tenían 133 conflictos, ahora, con la intervención de unidireccionalidad, se ha reducido a 53.”
Acerca de la capacidad de movilización de vehículos que tiene hoy la Transversal Inferior en el tramo de la modificación, Franco dijo que “antes presentaba condiciones muy bajas si se comparan con los niveles que se puede tener cuando se declaran las unidireccionalidades.”
La dependencia oficial descartó la posibilidad de revocar la decisión, al menos por el momento. “De realizarse un estudio que demuestre que este cambio de direccionalidad tiene efectos negativos, la Secretaría procederá a analizarlo, pero, de no haberlo, se continuará como se viene ejecutando.”
Sobre si el Tránsito tiene alguna otra medida prevista para mejorar el tráfico en el área, el Subsecretario de Control manifestó que “en el punto donde se encuentran los cruces semaforizados no hay otra medida, pero para las transversales en general se planean en las obras por valorización pasos a desnivel en la Transversal Inferior con la calle 10.