¿Dónde está Linda Calle?

En la zona comercial de El Poblado
¿Dónde está Linda Calle?
Las calles ya no están tan lindas, tanto comerciantes como Empresas Varias dicen estar cumpliendo con lo que les corresponde, entonces, ¿qué pasa?

Empresas Varias no solo recoge residuos en la ciudad. Con su programa educativo Linda Calle, llega a las escuelas y los colegios de Medellín con el fin de sensibilizar a los niños en temas como el reciclaje y el manejo adecuado de residuos. Sin embargo, a los sectores comerciales de El Poblado bastante falta les está haciendo la presencia de Linda Calle, pues una oleada de basuras los llena sin piedad cada día. Basta mirar cómo quedan el Parque Lleras y sus alrededores los viernes -al amanecer del sábado- o sábados -al amanecer del domingo-. Algunas veces, casi siempre, resulta absolutamente desagradable caminar, ya bien entrada la mañana, por las aceras del entorno, por ejemplo por el tramo entre el Parque Lleras y la Avenida El Poblado, bajando por la calle 9. Pero este es solo uno de los lugares comerciales de la comuna 14 que por estos días no hacen gala del título que Medellín ostentaba tiempo atrás: se le llamaba “La tácita de plata”, precisamente por el orden y limpieza de sus calles. De ahí que muchos se pregunten qué está pasando con la limpieza de El Poblado.

Los inconvenientes

La mayoría de comerciantes dice manejar adecuadamente las basuras y conocer los horarios y la frecuencia de su recolección, que en la zona comercial es todos los días en la mañana.

No obstante, es evidente que de muchos de los negocios sacan los residuos a destiempo y los dejan en las esquinas o en las afueras de locales ajenos, donde son abiertos, tanto por animales como por habitantes de calle.

Para algunos, el inconveniente está en que el vehículo recolector no siempre pasa a la misma hora. “Unas veces a las 7, otras a las 8 y últimamente ha pasado entre 10:30 y 11 de la mañana, comenta la empleada de un local. Otros atribuyen la exposición de basuras en la vía pública a que en los últimos meses el carro de la recolección de residuos, en algunas oportunidades, no pasa diariamente como de costumbre. También responsabilizan de gran parte de la culpa a los negocios que abren 24 horas, sobre todo aquellos de comidas rápidas, pues quienes consumen en estos locales botan sin clemencia en las aceras o en las calles los residuos de comida o los empaques de estos.

“Mientras Empresas Varias y las autoridades competentes no tengan un verdadero control sobre las basuras de los negocios que amanecen abiertos, nunca va a haber un manejo efectivo de estas. Deberían tener contacto directo con los dueños de los locales, no con los administradores, es que tienen que hablar es con las cabezas de los negocios… cuando les pongan multas ahí si se van a mover”, comenta el propietario de un restaurante ubicado en la calle 9, que pidió no ser identificado.

Empresas Varias, por su parte, dice estar cumpliendo adecuadamente con la recolección de las basuras y advierte que la frecuencia para esta labor no puede ser mayor: “Si se aumentara la frecuencia serían muchos más recursos económicos para la empresa y con seguridad se aumentaría la indisciplina por parte de los usuarios”, comenta Jorge Mario Ramírez, subdirector de Operaciones de Empresas Varias de Medellín (Emvarias).

Para limpiar El Poblado

Para que la zona comercial de El Poblado se mantenga limpia, hay detrás un complejo proceso logístico que empieza a las 6 de la mañana en la sede de Empresas Varias. A esa hora, un camión, con un conductor y dos tripulantes, comienza su recorrido. Este vehículo recibe, en promedio, diez toneladas de basura de la comuna 14, que luego son llevadas al relleno sanitario La Pradera. A la misma hora, los escobitas -personal encargado de barrer las calles- también inician su jornada laboral; ellos hacen el barrido y luego pasa un volqueta que recoge las bolsas. “Son casi novecientos escobitas en toda la ciudad. En la zona 5 (El Poblado) trabajan 87 de ellos, hacen barrido diario”, informa el subdirector de Operaciones de Emvarias, Jorge Mario Ramírez.