Dominar la naturaleza


Dominar la naturaleza

Por Agenda del Mar. (www.agendadelmar.com)

De la edición impresa (Edición 306)

Llevamos más de dos siglos de adelantos tecnológicos, el hombre ha pisado la Luna y ha colocado vehículos en Marte, ha creado telescopios y sondas para estudiar los orígenes del Universo y ha construido un lugar para habitar en el espacio llamado Estación Espacial. Los avances tecnológicos han cambiado los modelos de vida, pero no podemos pensar que una buena parte de los más de seis mil millones de personas que pueblan la Tierra, vivan mejor. La pobreza sigue cobrando sus víctimas y el manejo ambiental sigue destruyendo la naturaleza, y los desastres naturales crecen y se multiplican.
La insensatez humana sigue creando armas e inventando guerras, sin preocuparse de que es el planeta Tierra lo primero que se debe comprender y cuidar en beneficio de todos.

Estamos rodeados de máquinas que consumen los recursos naturales, envenenan y calientan la Tierra. El segundo semestre de cada año se ha convertido en una época en que la naturaleza nos muestra su fuerza con los huracanes, tifones, tornados y le enseña a muchos países que el dinero y el poder que se incluyen en el calificativo de “desarrollados o de primer mundo” poco o nada pueden hacer para evitarlos, confirmando que el sueño de dominar la naturaleza no se va a conseguir, por lo menos en un futuro cercano.

Un inmenso despliegue informativo nos muestra en vivo y en directo la formación de los huracanes, su recorrido, la angustia y los preparativos de quienes están en las áreas por donde posiblemente pasará, la impotencia de los pobres y la facilidad con que los más adinerados simplemente cambian de lugar. Finalmente llega el desastre y seguimos viendo destrucción y muerte. Cuando todo termina cambian las imágenes, aparecen las autoridades, prometen y ordenan en medio del caos. La audiencia se sostiene con los actos heroicos, las ruinas, el deambular de los damnificados, la búsqueda de culpables, los muertos, los desaparecidos y todo aquello que hace parte de una historia que conocemos. Al final el desastre desaparece de los medios y se convierte en estadística.

En cada etapa del proceso aparecen las advertencias de los científicos y los amigos del medio ambiente; se habla del calentamiento global, de la deforestación, de los combustibles fósiles, de la capa de ozono.

Algo muy doloroso: aparecen los oportunistas, los mentirosos, los corruptos, todas las alimañas que se aprovechan de los desastres; hay escándalos y como siempre, lo único seguro será la llegada de más huracanes en 2006 y en todos los años futuros, sin dejar de pensar que la temporada termina a finales de octubre.

Algunos consideran el manejo de Estados Unidos frente a Katrina y Rita como un ejemplo que deben imitar los países subdesarrollados; sobre el tema quedan algunas dudas: “Fallas hondas salen a flote a medida que las investigaciones avanzan”. Jeffrey Sachs subraya una de las causas de los desastres: “La profunda desconexión entre el conocimiento científico y las decisiones políticas”. “El desdén gubernamental por los tratados que intentan frenar el calentamiento global constituye una actitud suicida”: El Tiempo, 24 de septiembre. Si vamos a imitar algo, busquemos entre lo bueno.


El invierno y la basura

Estamos en invierno, una época de lluvias, inundaciones y deslizamientos. Una temporada para pensar en cuántos desastres se causan por la basura y los escombros arrojados a las quebradas que impiden el normal movimiento del agua, la represan y producen avalanchas e inundaciones con su secuela de muerte y destrucción. A esto se agrega la que se bota a la calle que junto con las hojas de los árboles tapona rejas, sumideros y desagües, para convertirse con la lluvia en verdaderos ríos que arrasan lo que encuentran a su paso. Qué nos piden: 

  1. No tirar basura al suelo ni a las quebradas. 
  2. Sacar la basura máximo dos horas antes de que pase el carro. 
  3. Empacar la basura en bolsas adecuadas y amarrarlas para evitar que las esculquen y derramen.
  4. Dejar libres las canecas de los postes para que los transeúntes depositen sus basuras. 
  5. No utilizar la calle como baño público. 
  6. No dañar las canecas públicas de basuras. 
  7. Entregar el material reciclable al recuperador de la zona si lo está separando. 
  8. Recoger lo que hace mi mascota. 
  9. No tirar escombros en la vía pública. 
  10. Barrer mi local y recoger la basura.

Fechas especiales de octubre:

  • 12 Día internacional para la reducción de los desastres naturales, la raza y del árbol.
  • 16 Día de la alimentación.
  • 19 Día nacional de la guadua.
  • 31 Noche ecológica de los niños.