Después de ARTBO, Madrid

Los artistas Iván Hurtado y Jorge Julián Aristizábal, emprenden un nuevo proyecto para 2016
Por Luisa Martínez

Después de llegar de Artbo –Feria Internacional de Arte de Bogotá–, los talleres de los artistas Iván Hurtado y Jorge Julián Aristizábal, están algo vacíos, sin restos de las creaciones que ahora están en la Galería de La Oficina, con cierto “desorden”. Esto último lo dicen ellos, con esa sensación de confusión que implica volver de un lugar y volver a tomar la onda de la vida y emprender los nuevos proyectos, que ya tienen rumbo: Arco Madrid 2016.


Iván Hurtado

La Galería de la Oficina, que incluye en su grupo a estos dos artistas, además de Susana Mejía, Pablo Mora, José Antonio Suárez, Camilo Echavarría y Jorge Ortiz, es la única en la ciudad que ha participado en esta feria de arte y con esta completó su tercera visita.

En dos puntos están de acuerdo los artistas: a la galería “¡le fue muy bien! Tuvo muy buenas ventas”. Y ahora “nos reconocen”. “Cada vez es mejor y se está posicionando a nivel internacional en un nicho muy interesante que surgió sin ser planeado, que es el arte político”, afirma Jorge Julián Aristizábal.

El crédito se lo dan a su director, Alberto Sierra. “Él –Alberto Sierra– estaba como oculto y después de esta apuesta en Artbo, ha dado a conocer su trabajo a nivel cultural”, expresa Iván Hurtado.


Jorge Julián Aristizábal

Sus obras, que retoman el tema político y de la violencia que interesó a una generación que vivió la época de los 80, hicieron eco. Iván Hurtado presentó cuatro obras de su serie Sin Poder, en la que reflexiona sobre esa ausencia de los héroes y en el abandono del Estado en los territorios en conflicto. A su vez, Jorge Iván Aristizábal despertó interés con dos obras, que como él dice, se identifican con la realidad de la gente común: Falsos Positivos y Proceso 8000. Estas fueron nominadas al premio OMA y terminaron en manos de coleccionistas. La primera en la colección de Anne Shelton, en Suiza, y la segunda en una colección en la que su nuevo propietario prefiere ser anónimo.

Ahora, los artistas se preparan para un nuevo viaje a España. Entre 90 proyectos, 35 galerías en todo el mundo fueron elegidas para celebrar los 35 años de Arco Madrid. Los suyos fueron seleccionados y allí esperan hacer esa irrupción política que han venido trabajando para conmover otras miradas, en otro país.

Escándalos figurados en la crónica artística de Jorge Julián Aristizábal
Jorge Julián Aristizábal regresó a Colombia hace cinco años, luego de vivir 12 años afuera. “Nunca fue mi intención abrir esa puerta de lo político”, afirma. Pero cuando llegó al país, una serie de sucesos de violencia, impunidad, corrupción, silencio, un escándalo opacado por otro, aparecieron en el escenario. “Me pareció impactante, escabroso, inaudito que eso sucediera”, agrega.


Proceso 8000

Como un narrador de historias, en cada una de sus obras ilustra una crónica artística en las que revela los escándalos que más marcaron su vida: Toma del Palacio de Justicia, Las Chuzadas, Falsos Positivos, Proceso 8000. Con humor y sarcasmo, expuso su percepción de cómo sucedieron los hechos, intervino los periódicos y los vuelve gráficos, “de manera que fueran medio falsos, medio chimbos, como todo lo que sucede en este país”, dice.

Pero esa percepción de los hechos la hace de una manera muy general y simple para que lleguen a todo el mundo. En la exhibición de Artbo, constató que las obras fueron bien recibidas y que su objetivo funcionó, puesto que hacen parte de una realidad con la que la gente se identifica.


Falsos Positivos

A Aristizábal le pareció especial que los asistentes se detuvieran a leer la investigación que compendió en una pulida caligrafía y a detallar con paciencia cada uno de los pequeños dibujos de la obra. “Es algo muy particular porque esto no sucede, la gente no se detiene”, agrega satisfecho.

Después de Artbo, Madrid. Para esta exhibición le dará espacio a la escultura. “Quiero usar cerámica de Ráquira y llevar unas figuras Bachué usadas por los indígenas como ofrendas a los dioses. Voy a retomar esa cerámica que se convirtió en objetos decorativos, darle un valor ancestral y llevarla a España, en representación de lo que ellos se llevaron de aquí”.

Con ese mismo sentido político, hará parte de su propuesta expositiva una serie de billetes que intervendrá con colores de la bandera de Colombia. Con estos pretende expresar “cómo la corrupción y la política pueden destruir la economía de un país; cómo los políticos usan su dinero para alcanzar el poder”.

La historia del Sin Poder
A Iván Hurtado le interesan varias cosas: la historia del país, los hechos hilarentes que en este suceden, “las maneras raras como se mueve la justicia”, las ironías e incoherencias de quienes gobiernan, en síntesis, las “cosas locas” que pasan todo el tiempo en este trópico. Pero además, explorar nuevas técnicas y prescindir de etiquetas que digan ser algo, simplemente ser un artista que se puede mover por donde desee.


Monumentos Sin Poder

A Artbo fue con cuatro de sus obras que hacen para de la serie Sin Poder, en la que viene trabajando desde hace dos años y en la que reflexiona la ausencia de los héroes. Tiene un panorama de los territorios colombianos y le inquieta los rastros de abandono que en ellos encuentra. “Me interesa ese asunto de la falta de gobierno en ciertas poblaciones, cómo ese paisaje, ese territorio queda abandonado por efectos de la violencia”.


Coronados

En la obra Coronados, expresa ese interés. Sobre unas telas de lino, en connotación a las banderas que antes se hacían a mano y sumergidas en tinta china para dar apariencia de abandono, aparecen unas coronas “que aluden a ese homenajeado, al héroe que ya no tenemos”, según explica el artista. Esas coronas, las sustrae de las fotografías que realizó de monumentos de próceres en España antes de La Conquista y que protagonizan su otra obra, Monumentos sin poder. Las fotografías las obtuvo cuando fue a Arco –Feria Internacional de Arte Contemporáneo, en Madrid, al principio de 2015. “Tomo los monumentos y los borro con color –círculos fucsia, por su gusto a las formas geométricas y la mezcla de técnicas–. Los españoles llegan a América y sustraen nuestra cultura, lo mismo hago yo cuando voy allá”, agrega.

Por segunda vez, el artista Iván Hurtado participará en Arco. Ahora comienza su trabajo en el nuevo proyecto que presentará, que sigue la misma línea de tinte político, y en el que espera representar ese concepto que le ha dado vueltas en la cabeza en los últimos años: la “Democracia Tropical”.


Monumento Sombra