Decoración étnica

Decoración étnica
No hay que construir un jardín zen en el patio de la casa, ni transformar todo el apartamento en un altar budista para recrear ambientes orientales. Los detalles étnicos en la decoración del hogar siempre están de moda.
 
decoracionorientalweb
En décadas pasadas, diferentes culturas se han impuesto para dominar el diseño de espacios, pero la gran tendencia de los últimos años es el eclecticismo y la identidad personal en el hogar. Para  2011 el estilo ancestral se une a estas corrientes dejando el minimalismo muy atrás.
Sonia Viera lleva más de 15 años importando y vendiendo muebles y elementos decorativos de países orientales. Para decorar cualquier espacio, ella recomienda pensar mucho en la personalidad del habitante del lugar y sus gustos.
Para no caer en excesos, Sonia asegura que estos países, conscientes del público occidental que tanto  atraen, ahora elaboran productos mucho más comerciales. Son objetos autóctonos en cuanto a su producción manual y sus técnicas milenarias, pero con diseños más orientados al gusto de los turistas.
 
decororiental
 
Para acentuar espacios con sellos extranjeros, los textiles son una gran opción: vienen con espejos,  bordados y estampados en bloque de madera. Las mesas y cómodas en madera tallada son ideales para cortar un poco con el exceso del  modernidad. Además, hoy se consiguen tendidos étnicos para camas y habitaciones muy sencillas. Las imágenes religiosas como los budas tallados en piedra o hierro le dan un toque especial a terrazas, balcones y jardines.
Que estas piezas sean trabajos manuales y sus técnicas aprendidas de generación en generación, hacen que los espacios en que se ubican, tengan más ambiente acogedor. Si los artefactos son traídos de los viajes hechos por sus dueños, aún mejor, pues así es como entra a jugar la idea de identidad. No es lo mismo que un objeto que decora tu sala tenga una historia de compra a una historia de un viaje o de experiencias. Pero la identidad del hogar también se define por el gusto personal, aquello que escoges para tu casa debe ser compatible con tu personalidad, herencia familiar, gustos, sueños y pasiones.