LA TIERRA
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter


Día mundial del agua

En el mes de marzo hay dos fechas que nos recuerdan el agua, líquido vital y sus fuentes: el 14, día de acción contra las represas, a favor de los ríos y la vida, y el 22, día mundial del agua.

El agua se ha constituido en una de las principales preocupaciones de nuestro tiempo. Se dice que las guerras del futuro no serán por el petróleo, sino por el agua. La situación a escala global muestra cifras alarmantes: una sexta parte de la población mundial, más de mil millones de personas, carecen de agua potable y 41 mil niños mueren al día por consumo de agua no tratada. En los últimos 50 años se duplicó la utilización del agua en el mundo, pero, el consumo de los habitantes de los países desarrollados es diez veces mayor que en los países en desarrollo.

Nuestro país puede considerarse en una situación de privilegio, a lo largo y ancho de su geografía se observan cientos de ríos y quebradas, lagunas y humedales, sin embargo la mayor oferta hídrica se concentra en la Amazonía, Orinoquía y el Pacífico, las regiones más despobladas del país, cumpliéndose aquello de que el agua, el elemento más común de la naturaleza, no se encuentra donde se le requiere, ni con la calidad deseada. Vamos entonces en unos pocos años, de no racionalizar su consumo, hacia una crisis difícil de imaginar.


El Protocolo de Kyoto

El 16 de febrero entró en vigor el Protocolo de Kyoto, un acuerdo jurídico y un compromiso obligante que impone reducir el 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero sobre los niveles de 1990 para el periódo 2008 – 2012. Seis gases provocan el calentamiento de la Tierra: el dióxido de carbono, el metano, el protóxido de nitrógeno y tres gases fluorados. Además, se obliga a disminuir de forma considerable el uso de energías fósiles como el carbón, el petróleo y el gas, que representan el 80% de estas emisiones. El uso de estos combustibles aumenta con el crecimiento económico de cada país.

Algo que parece una burla, Estados Unidos, el país que más contamina (31,6%) y Australia (2,1%) se negaron a firmar el Protocolo. No ha sido suficiente para ellos la multiplicación de los desastres naturales que en la última década cobraron la vida de más de 600 mil personas, se extendieron pestes y enfermedades y produjeron pérdidas por más de 550 mil millones de dólares, afectando cerca de 2.700 millones de habitantes a lo largo y ancho del planeta.


Fechas especiales de marzo

  • 14 Día mundial de acción contra las represas a favor de los ríos, el agua y la vida.
  • 21 Día forestal mundial.
  • 22 Día mundial del agua.
  • 23 Día mundial meteorológico.
  • 26 Día mundial del clima.



Por Agenda del Mar ( http://www.agendadelmar.com/)

Carta al Dr. Álvaro Uribe Vélez, Presidente de Colombia

El País se desangra y no es la guerra

Álvaro Molina Villegas y María José Ospina Restrepo

Reciba un cordial y respetuoso saludo. Le escribo a través de este medio ya que he mandado varias notas al buzón de la página de la Presidencia, sin respuesta.

Por Iván D. Correa A, Ph.D

Profesor del Departamento de Geología, Universidad Eafit

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


Breves de La Tierra

Buscar culpables

 

La ira de Dios, ola mortal, naturaleza feroz, son entre muchos, tres títulos de prensa que parecen desviar la atención de las causas reales de la inmensa tragedia del 26 de diciembre. Michel Hermelín, del Departamento de Geología de la Universidad Eafit, en un artículo publicado en la Agenda del Mar 2005 nos cuenta: “La historia del planeta, aún mucho antes de la aparición del hombre, incluye una serie interminable de eventos catastróficos que modificaron profundamente sus paisajes y extinguieron numerosas especies tanto animales como vegetales (…) En muchos casos el hombre tiene que ver con su ocurrencia (deforestación, obras mal concebidas o construidas, etcétera.) o sus consecuencias (ocupación de áreas expuestas)”. Pensemos entonces: la naturaleza no se venga, ella sigue sus procesos; la raza humana sigue multiplicándose, destruyendo el medio ambiente, abusando de la tecnología, fomentando la desigualdad.


 

Difícil de entender

Una nota de prensa del 21 de enero nos contaba: “La ONU coordinará montaje de red de alerta de tsunamis en el océano Índico. El proyecto costará unos 30 millones de dólares. La Conferencia Internacional de Reducción de Desastres reunida en la ciudad japonesa de Kobe, concluyó con un apoyo unánime al establecimiento de ese sistema, que de haber existido el 26 de diciembre, hubiera salvado decenas de miles de vidas”.

El 26 de enero leíamos: “En promedio, en los últimos 18 meses, la guerra en Irak les cuesta a los contribuyentes estadounidenses 4 mil 700 millones de dólares por mes y la de Afganistán 800 millones”.

El 8 de enero encontramos: “Maremoto. Potencias buscan botín”.

Más allá de la solidaridad mundial con los afectados por la tragedia, hay una realidad menos emotiva: las potencias intentan aprovechar la catástrofe para aumentar su influencia en la región y para redefinir el ajedrez político mundial.


 

Día mundial de los humedales (2 de febrero)

Charcas, pantanos, lagunas, manglares, ciénagas, entre otros, forman los humedales. De ellos depende en gran medida la disponibilidad futura del agua en Colombia. Andrés Hurtado García en su columna publicada en El Tiempo el 1º de febrero nos dice: “A la naturaleza la atacamos como si fuera una rata de alcantarilla. He visto así secarse muchos ríos. Años, añísimos ha, conocí ríos hermosos, robustos, gordos, llenos de agua y luego los he visto enflaquecer, menguar, secarse, morirse de sed, porque se han talado los bosques y montañas y potrerizado las márgenes. No me canso de repetir que el potrero es el principio del desierto”.


Por Iván D. Correa A, Ph.D

Profesor del Departamento de Geología, Universidad Eafit

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


Maremotos y conocimientos básicos

El maremoto del 26 de diciembre en Asia ha sido el mejor documentado en la historia. Pasado el “shock” que produjo su horrorosa espectacularidad, se analizan sus causas y consecuencias, y se reflexiona sobre dos preguntas muy pertinentes: ¿Por qué, en pleno siglo XXI, el de las comunicaciones y la globalización, un evento natural causa 300 mil víctimas? ¿Hubieran podido evitarse, al menos en parte? Un aspecto fue la ausencia de sistemas modernos de alarma y evacuación como los que operan en varios países desarrollados de la cuenca del Pacífico. Los análisis más profundos van, sin embargo, más lejos, y redescubren un factor tan importante como el primero, a saber: la ignorancia generalizada sobre asuntos elementales de la naturaleza y la incapacidad de leer sus señales de alerta.

Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.