De las Bienales de Arte de Medellín al MDE11

 
 
 
De las Bienales de Arte de Medellín al MDE11
 
 
La Bienal de 1972 presentaba un rico panorama de las tendencias contemporáneas
 
 
 
 
 
 
Por Carlos Arturo Fernández U.
 
  Las Bienales de Arte, desarrolladas en Medellín en 1968, 1970, 1972 y 1981, marcan una inflexión definitiva en el arte colombiano hacia procesos de debate y de cambio en los campos formales, conceptuales y teóricos.
La idea de un gran evento artístico, primero de dimensiones iberoamericanas y luego mundiales, surgió en el contexto de los años sesenta del siglo 20, un período marcado por una de las más profundas agitaciones artísticas y estéticas de toda la historia del arte; quizá nunca se habían producido tantos cambios y movimientos radicales en un período tan corto. Y aunque en ese momento la apertura hacia la modernidad en el arte colombiano ya era evidente, sobre todo en un grupo de artistas reconocidos e impulsados por la labor crítica y pedagógica de Marta Traba, las Bienales van a significar una apertura al mundo y un proceso de globalización que no tenía antecedentes reales en Colombia.
En las primeras Bienales, patrocinadas por Coltejer, en 1968 y 1970, apareció ya una multiplicidad de tendencias que se contraponía claramente con los rasgos más folclóricos y parroquiales del arte regional; fueron como una ventana que nos permitió empezar a mirar las revoluciones estéticas que se estaban produciendo en el mundo, y a comprender que las nuevas formas del arte no eran caprichos o locuras sin sentido sino que en ellas se jugaba la posibilidad de las nuevas experiencias y expresiones de libertad y de conciencia del hombre en la segunda mitad del siglo pasado.
Pero la característica más trascendental de las Bienales de Coltejer fue su decidido carácter educativo que, a través de los más diversos medios, buscaba poner el arte en el centro de la vida nacional. Ese fue el compromiso de Leonel Estrada quien, a partir de la apertura de la primera Bienal, asume la dirección de estos eventos. Como consecuencia de ello, junto a la formación y apertura de nuevos artistas, se crea la conciencia de que es necesario trabajar por la formación de nuevos públicos y por la creación de espacios que contribuyan al desarrollo de visiones del mundo renovadas, libertarias y más incluyentes.
Ya la Bienal de 1972, la última patrocinada por Coltejer, presentaba un rico panorama de las tendencias contemporáneas que se empezaban a desarrollar en el país, en buena medida como consecuencia del amplísimo panorama del arte de su tiempo que los eventos de Medellín habían ofrecido.
Las sucesivas crisis económicas de los años setenta implicaron el retiro de Coltejer de estos proyectos. Y hubo que esperar hasta 1981 para que una renovada Bienal, la cuarta, apareciera como evento de ciudad. Pero, seguramente, lo fundamental fue la amplitud del debate artístico y teórico que se realizó en ese momento; quizá jamás fuimos “tan contemporáneos” ni jamás estuvimos “tan en el centro del debate” como en esa Bienal de 1981, aunque sólo pudiéramos comprenderlo adecuadamente más adelante; de todos modos, la actualidad del arte colombiano sería incomprensible sin la historia de las Bienales de Medellín.
En 1997 será el turno del Festival Internacional de Arte Ciudad de Medellín. Pero, a pesar del interés de muchos, la Bienal parece cosa del pasado, quizá como consecuencia de la hipertrofia mundial de ese esquema expositivo: cuando se creó la de Medellín, existían en el mundo menos de una decena de bienales, mientras que hoy superan las 300. Por eso, más allá de una forzada resurrección, lo que se impone es, seguramente, la creación de eventos y espacios nuevos. Y es hacia allá a donde apuntaba en 2007 el Encuentro Internacional Medellín MDE07, organizado desde el Museo de Antioquia.
Cuatro años después del MDE07, este 2011 se abre con la perspectiva del nuevo Encuentro Internacional Medellín MDE11 que el Museo de Antioquia proyecta para los meses de septiembre a diciembre. A partir de las ideas de “enseñar y aprender – lugares del conocimiento en el arte”, el MDE11 se propone recoger las ideas de la “bienal educativa” y discutirlas en el panorama actual.
Ya está operativa la página www.mde11.org en la cual se puede consultar, además, todo el desarrollo del pasado MDE07.