De drogas e inseguridad

   
     
  Cuando los dos jóvenes despertaron al día siguiente aseguraron no recordar ni el momento en que los atracaron, ni las últimas personas con las que entablaron conversación. “Mi hijo estaba en un sueño muy profundo, en la clínica me dijeron que le habían suministrado benzodiacepinas. Ellos estaban en una discoteca de la Zona Rosa, me contaron que conocieron a alguien, pero nada más. Comento esto porque el día de mañana le puede ocurrir a otros”, dijo la madre de uno de los jóvenes.
Como en este caso, los fines de semana pasan hechos similares silenciosos con víctimas, en la ciudad y en El Poblado, que no son lo suficientemente desconfiadas y cuidadosas, y reciben trago u otros elementos de desconocidos.
Según un documento sobre la clasificación de drogas, realizado por el médico especialista en farmacodependencia Francisco Sierra, las benzodiacepinas son pastillas para dormir que se usan de manera oral o intramuscular, vienen comprimidas o en gotas por lo que pueden mezclarse con licor causando el mismo daño que la escopolamina. “Es un sedante, hipnótico, anestésico y relajante muscular. Todas las benzodiacepinas tienen efectos ansiolíticos (reductores de la ansiedad)”, dice el informe.

No denuncian
El Mayor Yefri Triana, comandante de la Estación de Policía de El Poblado, fue consultado sobre esta problemática y afirmó que “las denuncias por hechos así son muy escasas; la mayoría de las denuncias que llegan por hurto son por descuido de las personas que dejan sus pertenencias en las mesas y se paran a otro lugar. La verdad es que las personas a veces se avergüenzan por buscar damas de compañía que en ocasiones son las que actúan con esa modalidad delictiva. Ha pasado con ciudadanos extranjeros y les da vergüenza denunciar”.
El Comandante de Policía sostuvo que la fuerza pública realiza controles e invitó a no confiarse de cualquier persona en los sitios nocturnos y que la comunidad realice denuncias formales con datos reales para tomar acciones, hacer capturas y proceder a la judicialización.

La importancia de prevenir
En cuanto a los casos de consumo de drogas de manera voluntaria, la ESE Carisma, institución descentralizada del Departamento de Antioquia encargada de la prevención y tratamiento del consumo de drogas, trabaja en prevenir la adicción, tiene centro de rehabilitación y cuenta con una línea gratuita a nivel nacional con cuatro psicólogas dispuestas a orientar a las personas según su caso, con el aval del Ministerio de la Protección Social. El número es: 018000 113113.
Rosa Claret Urrego es una de ellas, y opinó que “definitivamente la mejor prevención se hace a nivel familiar, hay que aprender a orientar con normas y con amor para que en las rumbas no traten de llenar vacíos con las drogas. Para evitar situaciones de inseguridad y robos, hay que ser cuidadoso, mirar bien el entorno y ser desconfiado”, dijo.