Creció el negocio de arrendamientos

Creció el negocio de arrendamientos
A pesar de la gran cantidad de ventas del sector inmobiliario, la oferta de arrendamientos ha encontrado buena demanda

Tras la cantidad de ventas de unidades nuevas de vivienda y no residenciales en Medellín, muchos analistas presagiaban una desaceleración en otros campos, como los arrendamientos. Se esperaba que con tantas unidades vendidas no habría demanda suficiente para cubrir la oferta.
No obstante, el negocio de arrendamientos sorprendió con un crecimiento cercano al 25 y 30 por ciento en 2011.
Y hay una noticia adicional muy positiva: tampoco se han visto incrementos en los cánones de arrendamiento. Estos se han mantenido estables gracias a que la inflación no ha fluctuado demasiado y sigue moviéndose entre el tres y el cuatro por ciento.
Uno de los sorprendidos con este comportamiento es Federico Estrada, gerente de la Lonja de Propiedad Raíz. “Dada la gran cantidad de unidades adquiridas por inversionistas (25 por ciento), sentíamos que podía darse una explosión de arrendamientos. Pero lo que ha pasado es que lo que ha salido (al mercado) se ha venido colocando”.
Estos datos no son tan alentadores en zonas específicas como la Loma de los Bernal y en Belén. Allí sí se ha percibido un incremento en la oferta.
Estrada también destaca como explicación para esta buena dinámica, una mayor profesionalización del negocio, una importante utilización de Internet como motor de posicionamiento y venta, y la llegada de más inversión de empresas extranjeras, las cuales necesitan oficinas y apartamentos al asentarse en la ciudad y el país.
En cuanto a las tipologías, la que tuvo mayor dinámica en 2011 fueron las oficinas, sobre todo las de áreas mayores a 200 metros cuadrados, que repuntaron el año pasado.
Las perspectivas en 2012 parecen seguir la misma línea. Uno de los ejemplos de esta percepción es que solo en El Poblado – según las cifras de Camacol Antioquia- hay 19 proyectos de edificaciones no residenciales como locales, oficinas, hoteles, entre otros.
Por donde se lo mire, el negocio inmobiliario parece tener unas bases muy sólidas. Esta vez son las buenas noticias en arrendamientos las que dan el parte de buena salud de la propiedad raíz en la ciudad.