Contra los abusos

Contra los abusos
“En su artículo ‘Tendremos que volvernos expertos en reclamar’, publicado en la edición 465 del 8 de marzo, hacen énfasis en lo que denominan “el arte de quejarse bien”.

Sin embargo, considero que el remedio no consiste en que el consumidor aprenda a tramitar las quejas sino que las trampas dejen de ser un negocio rentable para las compañías que las han adoptado como práctica cotidiana. Por múltiples razones, sólo un pequeño porcentaje de usuarios presenta reclamaciones por ‘errores’ cometidos por el proveedor de los servicios; así, si a un 20% le devuelven el dinero cobrado de más en un caso de mala facturación, el 80% restante seguirá siendo una fuente de ganancias extraordinarias para las compañías. Es necesario que la ley contemple acciones que desmonten el negocio. Que las sanciones a que se expongan sean significativamente mayores que las ganancias ilícitas que esperan obtener”. Esto opina nuestro lector Héctor Escobar.