Concluyeron los ajustes

 
 
     
 
Desde el 1 de julio, la doble Calzada Los Balsos ha podido ser transitada en todas las direcciones previstas, al dar al servicio el lazo que faltaba: la conexión con la Avenida El Poblado, en sentido sur norte, para quienes bajan por la nueva vía. Sin embargo, continuó un período de ajuste, “similar al de pos venta cuando uno compra un apartamento”, según lo expresa el ingeniero Luis Alberto García, Gerente del Plan Poblado. “Los detalles solo se van detectando en la medida en que se hacen revisiones minuciosas y se reciben observaciones de la gente”. De estas correcciones se encargó el consorcio constructor y continuará encargándose de los imperfectos que resulten, pues aún el Municipio no ha dado el recibo de obra, es decir, la constancia oficial de que se recibió la doble calzada a satisfacción. “Para esto hay que esperar que EPM reciba toda la información referente a las redes”, explica García. Una vez se dé el recibo de obra, hay un periodo de cinco años en que opera la garantía directa del constructor, “o en caso de que el constructor se negara a cumplir con la garantía, están las pólizas de estabilidad de la obra, que garantizan que si se presentan problemas se puedan corregir”.

Listos los pendientes
Uno de los detalles de Los Balsos que molestaron hace poco a los ciudadanos, era la disposición antiestética y aérea de cables de telecomunicaciones, con apariencia de maraña, a lo largo y ancho de la vía. Este problema, informa el Gerente del Plan Poblado, “se solucionó en la medida en que todos los operadores privados levantaron las líneas aéreas que tenían y las pusieron subterráneas. Los dos últimos detalles que teníamos pendientes con Une, se terminaron de corregir este fin de semana”.
También manifestaron varios usuarios de Los Balsos preocupación por unas supuestas fallas en la estructura del puente de la Avenida El Poblado, por cuanto se estaban realizando trabajos allí, poco después de darlo al servicio. Al respecto, Luis Alberto García manifiesta que “se le hizo un pulimento a unos elementos que se llaman neoprenos. Era preciso pulir esos cauchos pues se habían hecho con una medida excesiva y sobresalían mucho de la estructura del puente”. No obstante, insiste en que no revestían ningún peligro. Durante algunos meses más, se efectuará la vigilancia y monitoreo constante de esta estructura con el fin de verificar que se comporte, como hasta el momento ha sucedido – según afirma el funcionario- dentro de los parámetros normales.
Otra de las quejas de algunos personas tenía que ver con la semaforización en el cruce de la Avenida 34 con Los Balsos. “Consideraban que se podía presentar confusión en saber en cuál de las dos direcciones estaba gobernando el semáforo. Pero este asunto ya fue resuelto al mejorar la señalización y diferenciar la apariencia de los semáforos”, indicó el Gerente del Plan Poblado.