Comprando antigüedades

Comprando antigüedades

Comprar una antigüedad no tiene que ser la compra más costosa necesariamente. Tampoco exige ser ubicada en una ambiente clásico y recargado, es una pieza para todo tipo de hogar.
Antweb
La compra de antigüedades siempre ha tenido un encanto particular. Objetos de decoración, lámparas, muebles o cuadros que tienen un pedazo de historia en ellos, que no solo son funcionales ni decorativos, sino que nos cuentan sus recorridos por el mundo, los acontecimientos o épocas que presenciaron y las personas que intervinieron en ellos.

Sin embargo como en cualquier otro comercio de valor, las réplicas y los engaños son comunes. Para cuidar el bolsillo de compras hechizas hay que asesorarse bien. Jorge Ramos, dueño del almacén Anticuarios y con una experiencia de 40 años en la compra y venta de estos artefactos, sugiere fijarse muy bien dónde y con quién comprar.  La experiencia que la gente tenga en este mercado se puede detectar haciendo muchas preguntas sobre el origen y todos los datos posibles de cada pieza. Pero el ojo y el buen gusto si van por cada cual.

Ant_lampchina
Escultura china en bronce del siglo 19 convertida a lámpara en los años 20 con pantalla tipo pagoda hecha a mano en seda.
 
Además en cuanto a venta, es fácil caer en generalizaciones y pensar que las posesiones heredadas de los abuelos son antigüedades valiosas, pero hay que tener en cuenta que el término antigüedad aplica únicamente para cosas con más de cien años. Los objetos que pertenecen a las décadas del siglo 20 son coleccionables de diferentes épocas artísticas que tienen valor estético y con el tiempo adquirirán estatus de antigüedad. Las piezas que llegaron a Medellín, desde Europa por medio de familias adineradas, fueron muy pocas, dice Ramos, la mayoría de muebles y antigüedades son réplicas de carpinteros locales sin la formación técnica del viejo continente. Pero lo más importante para considerar en una de estas compras es “que al comprador le guste y sepa ubicarlo” dice Ramos, entusiasta del eclecticismo. “Uno puede mezclar un mueble art deco, con una escultura del siglo 19 junto a una obra de arte contemporánea y mantener un estilo de buen gusto”.
 
Ant_mortero
Mortero en onix verde hecho a mano hace 100 años
Y esa mezcla es justamente lo que se ha venido usando últimamente. Después de muchos años en tendencias minimalistas, las antigüedades han recobrado su espacio en la ciudad. “Ahora más gente joven quiere tener esculturas, cuadros o arte decorativo en sus casas para mezclar con la modernidad”. Esta es una forma de evitar los excesos de tendencias.

Antmesa
Mesa francesa tallada a mano del siglo 19 con caja para licores en ébano, bronce, esmalte y con motivos egipcios del siglo 19.