Compartiendo datos mejorarán la movilidad

Expertos en movilidad apuntan hacia políticas públicas basadas en datos, pero, sobre todo, al cambio del comportamiento del ciudadano. Es uno de los aportes que dejó el encuentro de innovación Cities for Life

Por Luisa Martínez

El encuentro global Cities for Life 2015, que se realizó en la ciudad el 31 de agosto y el 1 de septiembre, convocó 1.789 asistentes, 57 mandatarios y cerca de 110 ponentes. La movilidad, uno de los asuntos que preocupan a las ciudades hoy, fue componente clave de la agenda.

La necesidad de crear bases de datos de los movimientos en las vías para diseñar políticas públicas, involucrar a la ciudadanía en la búsqueda de soluciones, un enfoque en la persona y no en la infraestructura, el uso de tecnologías innovadoras y de apps para motivar la participación y la generación de soluciones de transporte integrales que, además de la movilidad, influyen en otros aspectos de la vida, fueron algunas de las conclusiones en este encuentro abierto para la cocreación, en el que destacaron experiencias de Ciudad de México y de Barcelona.

Un mapa colaborativo
“En ciudad de México no tenemos datos actualizados respecto a las rutas y los periodos de tiempo del transporte público, es decir, no cuentas con un mapa donde puedas consultar las rutas para desplazarte mejor. Creemos que un primer paso en temas de movilidad es la información. En la medida en que tengas más información, podremos tener políticas publicas mejor desarrolladas”, explica Marina González Magaña, coordinadora de proyectos de Pides: Innovación social de Ciudad de México. Con ese objetivo, están realizando lo que denominan como “mapatón”, que involucra a la ciudadanía y al gobierno a través de una aplicación móvil y offline, que permite ubicar los traslados en un mapa para concretar una base de datos, la cual quedará abierta para el uso colectivo.

Herramientas de participación ciudadana
La empresa Dotopen, de Barcelona, desarrolla soluciones en diferentes ciudades del mundo basadas en aplicaciones para responder a los desafíos urbanos. “Trabajamos en el mundo de las apps porque son herramientas perfectas para la participación abierta y democrática”, afirma el español Steffen Becker, jefe de diseño en Dotopen.

En esta oportunidad expuso el caso de Manila, Filipinas. “El 71 por ciento de las personas usa el transporte público y hay congestión en las vías con todo tipo de buses. Al mismo tiempo, no había un sistema que ayudara al ciudadano a elegir cómo ir de un sitio a otro”.

El proyecto busca la colaboración ciudadana y para eso se crearon grupos de trabajo en los que participaron 455 personas. De allí surgieron 101 propuestas y 17 soluciones reales de apps. Estas dan opciones de costos, velocidad, ubicación y le dan al ciudadano la posibilidad de elegir.

Becker dice: “Hay un espectro interesante de cómo acercarse al problema de la movilidad, puede ser desde grandes soluciones de infraestructura o desde modelos que no requieren tanta inversión y que buscan cambiar el comportamiento. Esto es lo más difícil de hacer”.