Carlos Julio Calle,El urbanista de toda la vida

 

Carlos Julio Calle,El urbanista de toda la vida

 
     
 

“Una cosa es crear las condiciones para que la gente camine
y otra muy distinta es hacer que la gente se apropie de los espacios”

 
     
 

Desde muy pequeño viví en El Poblado. Habité en El Tirol, una de las tres propiedades de don Fernando Escobar, ubicada en la Loma de los Parra. Mandó a construir una casa dónde vivir, también hizo dos casas para los hijos y en una de ellas vivimos mucho rato. Antes habíamos vivido en Lorena, una hacienda de don Ricardo Uribe Escobar que fue uno de los grandes amigos de mi padre. Era una belleza de sitio… hace algunos años construyeron allí unos apartamentos, inclusive mucha gente protestó por esa construcción, porque esa zona era casi como una reserva natural. Ya casado, como arquitecto construí mi casa en Patio Bonito y de allí me fui a vivir 6 años a Europa. Esa situación me descontextualizó un poco de lo que se estaba viviendo aquí. Cuando volví encontré un sector completamente diferente. De la niñez, recuerdo siempre un síntoma permanente de tranquilidad. Esta siempre ha sido una sociedad segregada, en la cual, la gente de menos recursos vive en el norte y los pudientes coexistían en estas lomas. Mi padre era un empleado importante de Coltabaco y por esa razón pudimos vivir en Lorena y en El Tirol.

 
     
 
 
     
 

¿Qué opinión le merecen las obras en la Avenida El Poblado y La 10?
Yo siempre he dicho que en El Poblado se debe favorecer la circulación de los peatones y dificultársela a los carros. No obstante, aquí han hecho las dos cosas al mismo tiempo, lo cual es una garrafal equivocación. No existe ninguna política coherente para regular la circulación de vehículos, pero me encuentro satisfecho con la intención de adecuar El Poblado con aceras. Es importante que esto se replique en toda la ciudad y no solo en un lugar donde viven los fuertes y poderosos. Las obras de La 10 y la Avenida El Poblado son muy bonitas pero también muy mal ejecutadas, pues debieron utilizar los horarios nocturnos para avanzar con celeridad.

¿De qué manera se desarrolla la planificación urbana en la comuna 14?
No considero que exista planificación urbana, debido a una tremenda ignorancia para manejar la ciudad en esa materia, porque aquí a los contratistas y constructores se les deja hacer lo que les dé la gana. En ese sentido, nunca fue planificado para que fueran preservadas las viejas casonas del pasado, ubicadas al lado de la Avenida El Poblado. Eran viviendas maravillosas que se pudieron utilizar como los salones sociales de las urbanizaciones modernas. La idea de los especuladores de tierra fue sacar el mayor provecho a cada centímetro.

En términos arquitectónicos y urbanísticos, ¿qué le hace falta al sector?
Falencias hay muchas. Por ese progreso desaforado construyeron un sinnúmero de centros comerciales que le quitaron valor a la calle. De esa manera, una señora para comprar unas verduras, saca su carro, se desplaza a estos sitios, para luego regresar a la casa. Esa invasión de automóviles es una necesidad creada, en la que el individualismo lleva a que cada familia sea propietaria de tres carros, lo cual es un absurdo. Se debe incentivar la locomoción de la gente en las aceras. No debemos ser facilistas y quedarnos anclados en la comodidad de nuestros carros. Por ejemplo, está muy bien la iluminación de la Avenida El Poblado y el material utilizado en los andenes, pero una cosa es crear las condiciones para que la gente camine y otra muy distinta es hacer que la gente se apropie de los espacios. No veo mucho progreso en ese sentido.

¿Cuál es su percepción frente a iniciativas como el plan parcial de Los González?
Los planes parciales son ideas de la gente de planeación, copiadas particularmente de Barcelona. La mecánica de este tipo de iniciativas se me hace difícil de implementar en el medio nuestro, debido al individualismo, ya que cada uno hace lo que quiera. No se puede seguir pensando en que copiar es la solución para todos nuestros problemas urbanos. Somos poco originales para buscar soluciones a nuestras problemáticas.

 
 

La vida del arquitecto
Carlos Julio Calle nació en 1930. Arquitecto y urbanista de la Universidad Pontificia Bolivariana, graduado en 1960. Posteriormente realizó un máster en la Universidad de Liverpool, en Inglaterra en 1963. A principios de la década de los 70 dirigió una investigación de ecología urbana de la Universidad East Angli del Reino Unido. Es el creador de obras arquitectónicas relevantes de la ciudad como el Edificio Inteligente de Empresas Públicas y la nueva biblioteca de la Universidad Eafit.