Camino a Medellywood

La ciudad se enfoca en el cine
Camino a Medellywood
Medellín se prepara para recibir a la industria cinematográfica


Cortesía, Rodaje día 1 The Deadmen

Después de la producción de Al final del Espectro, de Juan Felipe Orozco (2006), The Dead Men, de Kirk Sullivan, es la primera película que en coproducción con socios extranjeros se rueda en Medellín, y es apenas uno de los tantos proyectos que el productor Alejandro Arango y su socia Laura Goméz, de Contento Films, tienen para este año.

Pero no es la única que se rueda en la ciudad. Eso que llaman amor –dirigida por Carlos César Arbeláez y producida por Juan Pablo Tamayo, de El Bus Producciones (los mismos de Los Colores de La Montaña)– también se empezó a rodar dentro de la nueva etapa de apoyo que está dando la Alcaldía de Medellín por medio de la Secretaría de Cultura Ciudadana y la Oficina de Internacionalización, amparada en la nueva Ley de Cine (1556), en su apuesta por hacer de Medellín el centro cinematográfico de América Latina.
Ver a Brad Pitt o a Angelina Jolie paseando en la ciudad va a atraer a los medios de comunicación internacionales y estos le van a contar al resto del mundo que aquí está pasando algo. Es lo que posiblemente suceda cuando la industria entre fuerte, auguran los de Contento Films. Ellos, que han contado con el apoyo de productores como Roy Lee (Los Infiltrados) son un aliado de la Alcaldía para traer a los grandes. De acuerdo con los análisis realizados por los empresarios, en el quinto año estarían entrando a la ciudad 100 millones de dólares anuales y se generarían más de 35.000 empleos, abarcando todo lo que implica hacer una película: transporte, restaurante, vestuario, aseo, logística, técnicos, hotelería y turismo (para el que se estiman 230 mil noches de hotel). En este momento una película de dos millones de dólares está generando cerca de 1.000 empleos. Cuando empiecen a llegar las de 50 y 100 millones, se estará hablando de otras cifras.

El gana-gana
Este proyecto, en alianza con públicos y privados, es liderado por Juan Camilo Quintero, asesor en Asuntos de Internacionalización de la Alcaldía de Medellín. Se desarrollará a partir de varios elementos: Una Comisión Fílmica Local que buscará promover la ciudad y estará integrada por representantes del sector como la Agencia de Cooperación Internacional, Plaza Mayor (está buscando convenios con Bollywood), la Secretaría de Cultura Ciudadana y productores. Una Ventanilla Única, para tramitar permisos de rodaje y montaje, tanto para cine como para grandes eventos. Unos Estudios de Grabación, que serían los primeros en Latinoamérica. Y unos Fam Trip o Viajes de Familiarización para motivar a productoras e inversionistas a rodar en la ciudad.

Charles Roven, productor de Batman; Aarón Ginsburg, respresentante de la productora Atlas Independent, y Brad Furman, reconocido por dirigir The Lincoln Lawyer y The Take, son algunas de las personalidades que han venido a la ciudad desde 2012. La visita de Brad fue la última, en marzo de este año, para dirigir el video para la candidatura de Medellín a los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.


Cortesía, Rodaje Eso que llaman amor

“Mi apuesta es que la industria fílmica genere desarrollo económico para la ciudad. Por cada peso que se invierte, mínimo llegan entre cuatro y cinco a la economía local”, afirma Juan Camilo Quintero.

Explica que la Ley de Cine da un rebate (contraprestación) del 40 % a las producciones internacionales que se graben en Colombia. “Si ellos invierten un millón de dólares en una película y se gastan 200 mil dólares en personal colombiano, el gobierno se los devuelve porque generan empleo y consumo. La inversión que hizo el gobierno nacional es de alrededor de 28 mil millones de pesos para este año y la intención como ciudad es dar un plus del dos por ciento adicional”. Es una manera de competir con los otros 300 destinos fílmicos que hay en el mundo.

Medellín es una opción porque además del atractivo de sus nuevas locaciones y el apoyo gubernamental, se detectó que Canadá aumentó los costos en la mano de obra, México pasa por un conflicto armado difícil, Nueva Zelanda y Asia están más lejos de Hollywood y Latinoamérica no tiene estudios, explica el funcionario.

En septiembre Contento Films, en asocio con inversionistas internacionales, empezará a construir sus estudios en el Oriente antioqueño. Los primeros estarían listos en un año, afirma Alejandro Arango. Medellywood está cada vez más cerca.

Las películas Fugly y The man carry on road contarán con la actuación de John Leguízamo. La primera, rodada en Nueva York, será el estreno de Contento Films en octubre de este año, y la segunda, de Aaron Ginsburg, comenzará su rodaje en la ciudad. Entre tanto, el Festival de Cine Colombiano, dirigido por Víctor Gaviria, traerá en agosto a Medellín al director ganador del Óscar, Alexander Payner, con el apoyo de la Alcaldía.

Alejandro Arango
Productor de The Dead Men
Juan Camilo Quintero
Asesor en Asuntos Internacionales de la Alcaldía de Medellín
Juan Pablo Tamayo
Productor de Eso que llaman amor

¡A prepararse para la industria!
La producción de películas de gran magnitud exige una hoja de vida similar, es decir, si los realizadores colombianos no cuentan con la educación y formación técnica requerida, se quedarán como espectadores. Actualmente las productoras locales no cuentan con la infraestructura suficiente y deben traer personal técnico de Bogotá. Ante esta necesidad, la administración municipal busca apoyar todos los procesos educativos y artísticos de los diferentes gremios audiovisuales de la ciudad. “Venimos trabajando para que el cine sea un proyecto de vida viable para las personas de la región, para eso se creará una política pública de cine que permita vincular el talento local a las producciones extranjeras y propias. Queremos que Medellín sea la ciudad del cine porque la gente de aquí lo esté haciendo”, afirma el guionista Francisco Pulgarín, asesor para Cinematografía de la Secretaría de Cultura Ciudadana.

Giovanna Hernández, productora y realizadora, opina que también es necesario preparar a la ciudadanía mediante una buena información sobre lo que significa un rodaje, cómo esta constituido un equipo y como a los ciudadanos los puede beneficiar en vez de perjudicarle. De esto depende, advierte, que la iniciativa de convertir a Medellín en Meca del cine tenga éxito.