Cambio extremo

     

    Cambio extremo

    A pesar de los retrasos, por fin empezaron las obras de transformación de La 10. Pedida, casi suplicada por todos los que tenemos que usar esa vía, finalmente le llegó la hora del cambio. Las dificultades que se prevén son muchas, la paciencia que habrá que tener será infinita, pero lo que prometen en los planos disculpa todas las molestias.

    Los vecinos y comerciantes son hoy los principales afectados con la contsrucción, como lo han sido en su tiempo los vecinos de Las Palmas, la Avenida El Poblado o Carabobo, por mencionar solo unas obras, pero los beneficios generales se pueden ver, la transformación de esas zonas es total y los frutos de un espacio público de calidad son innegables.

    Igual que se le pide paciencia a los vecinos, se le pide rapidez y calidad a los contratistas. Por ejemplo, pensar en tramos que se hagan en dos turnos para reducir el tiempo de ejecución de la obra, pero ante todo, se les pide coordinación a todas las entidades que tienen y tendrán que intervenir, para que lo que hagan hoy, no lo tengan que remendar mañana