Buses y viajes atractivos para bajar al usuario de su automóvil

Con más buses, el carril solo bus y la construcción futura del metroplús en El Poblado el proyecto de modernización del transporte público busca aligerar la carga de pasajeros

Por Laura Montoya Carvajal
Los paraderos sobre la avenida El Poblado, al lado de la entrada a Castropol, en la calle 14, acumulan casi veinte personas en espera para tomar buses hacia el Centro a las seis de la tarde. También, en la estación Poblado del metro, las horas pico son de pesadilla para los pasajeros que quieren tomar rutas integradas hacia otros lugares de la comuna, por las largas filas que se forman frente a los sitios de parqueo.

“Somos conscientes de que hay un déficit de vehículos, las filas son indignantes”, comenta Mateo González, director del programa Transporte Público de Medellín (TPM) de la Secretaría de Movilidad. Calcula que a diario, a través de rutas integradas y de buses (que suman 205 vehículos) de la empresa Autobuses Poblado Laureles se movilizan 80 mil personas en este sector de la ciudad, pero el director administrativo de esta empresa, Jaime Sánchez, conjetura que pueden ser muchísimos más. “Una cosa es lo que movemos y otras son las necesidades de transporte de El Poblado. Hay mucha más gente que necesita el transporte público y no hay sillas para atenderlos”, declara Sánchez.

Fotos Juan David Caicedo
Por esto, González anunció que el programa espera que para finales de este año cerca de 40 vehículos nuevos ingresen a las rutas integradas de las estaciones Poblado y Aguacatala. La meta, recientemente anunciada por la Alcaldía de Medellín, es que en 5 años se renueven 2.900 buses y busetas por vehículos no contaminantes. Según Sánchez, aún no se ha decidido si los que comprará la empresa de autobuses serán de este tipo.

Esta meta atiende al llamado Proyecto de modernización del transporte público, con el que el TPM presentó la semana pasada 11 buses no contaminantes que adquirió la empresa Trans Castilla. Otro punto son los carriles solo bus, que ya se están implementando en vías principales como la carrera 65, Colombia, San Juan, avenida Oriental y Ferrocarril, que serán pintados y tendrán paraderos con pantallas que indicarán información de las rutas.

Según González, El Poblado tendrá su propio carril solo bus, que irá desde la Iglesia San José del parque del Poblado hasta la avenida Oriental. Este proyecto aun no tiene fecha de inicio porque está pasando por su fase de estructuración, pero está claro que será un antecedente a la entrada en funcionamiento del corredor Pretroncal Sur del metroplús, que irá sobre la avenida El Poblado, la calle 12 sur y la avenida Guayabal, y comenzará construcción en julio de 2019. “Lo que haremos es operar con los buses que tenemos actualmente pero con carril preferencial hasta que podamos tener metroplús en toda la avenida El Poblado”, aseguró el director del programa.

El proyecto de modernización contempla además la implementación de la tarjeta Cívica del metro como pasaje único para el transporte público colectivo (buses y microbuses) y el transporte público masivo (metro, metroplús, tranvía, cables y alimentadores). González detalló que “el Alcalde destinó más de 60 mil millones: el municipio coloca una parte y los transportadores otra. Hemos hablado con el Metro de Medellín de unos plazos de 24 meses contados a partir del año entrante para tener el recaudo con Cívica en todo el transporte público”.

Lo nuevos buses que llegaron a la ciudad son automáticos y funcionan a gas. Tienen capacidad para 80 pasajeros, ascensores para personas en silla de ruedas y un sistema neumático que “agacha” el bus para facilitar el ingreso de individuos con movilidad reducida. Cuenta con tres cámaras de seguridad y WiFi gratis. – Foto Sébastien Herbiet
En opinión del director administrativo de las rutas Poblado – Laureles, 15 de las cuales operan en la comuna 14, el aumento del parque automotor (donde El Poblado es la comuna con “mayor número de unidades vehiculares por familia y uso desmesurado del carro”, según González) ha complicado el trabajo de sus conductores por la congestión vehicular que generan, agudizada por los trabajos en las vías que se realizan actualmente para construir las obras de valorización restantes. “Hay mayor tiempo de viaje para el usuario, la temperatura de la ciudad ha subido y la espera es más incómoda, los usuarios van buscando otros medios con más confort. Queremos recuperar los usuarios que están en su automóvil y eso es lo que tenemos que brindar: más comodidad y mejores tiempos”. También aceptó: “Son cosas que nunca hemos hecho y pueden ser difíciles de entender para nosotros y para la gente”.


Sánchez completa que, en su experiencia operativa, la zona es un centro receptor de viajes muy grande que “funciona diferente al resto de la ciudad, del Centro al barrio, contrario a otras partes donde el tráfico de pasajeros se da del barrio al Centro”. También explica que las horas pico son múltiples, debido a las diferentes actividades (comerciales, laborales, recreativas) que se desarrollan aquí.

El director del TPM concluyó que, con todas estas acciones, sumadas al trabajo conjunto con los administradores de rutas, buscan “revertir ese fenómeno que hemos tenido durante las últimas décadas de alta motorización y que la gente vea que el tema del transporte público es un compromiso con la movilidad, el medio ambiente y la reducción de accidentalidad”.