LA BUENA MESA
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
 


Orzo: pequeño restaurante con gran futuro

De la edición impresa (Edición 310)

Hace más de 4 meses vengo oyendo hablar de este lugar; la primera vez que me asomé a sus puertas estaban en vísperas de su inauguración; posteriormente regresé una noche y se encontraba al tope. Esta semana, en compañía de mi ángel de la guarda logré saciar curiosidad y apetito. Salí completamente satisfecha.


Los menús sibaritas de Colombia Provoca

De la edición impresa (edición 309)

Más vale tarde que nunca. Por asuntos que no son del caso explicar en estas líneas, me fue imposible escribir en su debido momento acerca del gran evento gastronómico organizado en el Jardín Botánico por la Colegiatura Colombiana. La prensa escrita, la radio y la televisión dieron cuenta de esta magnífica fiesta del sabor, la cual desde ya comienza a exhalar vapores premonitorios que permiten asegurar el éxito de sus futuras realizaciones. Es un hecho: Colombia Provoca entró pisando duro y sin lugar a dudas en sus próximas versiones se consolidará como el más importante evento gastronómico de Medellín para todo el país.


Como para el desayuno de Letizia

De la edición impresa (Edición 308)

No sé como existe gente que no le para bolas al desayuno. Para mí es tal vez la comida más importante del día y por eso le pongo todo el empeño para que me salga bien. En otras palabras, no soy como tanta gente que se contenta con un mero jugo o un pocillito de café. ¡No! En mi caso, procuro varias veces, de lunes a domingo, las bebidas, los aderezos y los acompañantes, sin que esto signifique el que todos los días desayune trancado... que para ser sincera, es el desayuno que más me gusta, sobre todo en el descanso dominical.


Vinagreta de fresas
2 cucharadas de vinagre de frambuesa o de vino tinto.
1 cucharadita de miel.
60 gramos de fresas.
8 a 10 cucharadas de aceite de oliva.
1 cucharada de perejil o perifollo.
Sal, pimienta.
1 cucharadita de mostaza.
Mezclar el vinagre, la sal, la pimienta y la mostaza en la licuadora; agregar el aceite por chorritos para hacer una emulsión; en el último momento agregar las fresas finamente picadas o estripadas con un tenedor, rectificar la sazón y poner las hierbas.



Fondo de alcachofas con champiñones
8 corazones grandes de alcachofa
4 cucharadas de aceite de oliva
4 cebollas en tajadas
250 gr. de tocineta picada
6 dientes de ajo
625 ml. fondo de pollo
125 ml. de vino blanco
Sal y pimienta
Jugo de limón
60 gr. de piñones
Arreglar las alcachofas para solo utilizar los corazones limpios. Pasarlos por agua hirviendo con sal por 5 minutos, luego escurrirlos y refrescarlos. Partirlos en cuatro.
Aparte, calentar el aceite de oliva, agregar la tocineta, luego sofreír las cebollas hasta que estén acarameladas, mezclarle el ajo, el consomé, el vino, la sal y la pimienta. Agregar entonces los corazones de las alcachofas. Poner a reducir los líquidos entre 20 y 30 minutos. El líquido del fondo debe haberse reducido casi en su totalidad y tener una textura cremosa para servir. Agregarle el jugo de limón y los piñones.

Puede utilizarse esta mezcla como entrada o como acompañamiento de carnes rojas.



Astor: corazón de Medellín, 75 años

De la edición impresa (Edición 307)

Cada vez que una empresa productora de sabores culinarios celebra una cantidad de años significativa de estar entre nosotros, no dudo ni un instante en proceder a escribir unas cuantas líneas de reconocimiento; y lo hago porque perdurar en nuestro medio vendiendo comida, es asunto que exige terquedad y perseverancia. No se trata de otorgar elogios a diestra y siniestra, para recibir recompensas posteriores, pues considero que en los avatares de la cocina comercial, mantener la calidad es algo que exige compromiso permanente.


Vuelve el mejor picante, el picante de Doña Ángela

De la edición impresa (Edición 306)

Quién creyera, lo que hoy es una cocina que cunde por todo Medellín, para finales de los ochenta, es decir, hace 15 años, no se asomaba a los manteles paisas ni con la más mínima tortilla ni el más famoso jalapeño. Hasta la década de los 80 en esta ciudad la comida mexicana (con excepción del guacamole) no había hecho presencia y solamente aquellos que habían tenido el privilegio de probarla -en el mismito México o en Estados Unidos en su versión chicana- comentaban sobre sus delicias y bondades. Hoy en día el asunto puede parecer un poco disparatado, pero no me rajo si asevero que la primera vez que probé cocina mexicana -me rectifico: la primera vez que me tomé 5 margaritas en esta ciudad- fue en un pequeño local ubicado en Laureles cercano a la famosa tienda El Múltiple, a tres pasos y un tequila de Santa Teresita. El local en cuestión se llamaba Picante; los impecables y pecadores margaritas los preparaba Ángela Suarez, Doña Ángela.


¡Empaque para el Amazonas!

De la edición impresa (Edición 305)

Doña Gula sigue con su viaje gastronómico por todo el país. En esta ocasión viajó hasta el extremo sur de Colombia, hasta la misma Leticia, donde estuvo probando los más diversos peces, preparados de no menos variadas maneras. Finaliza con un llamado a que los colombianos tomemos más en cuenta la riqueza gastronómica que tenemos allí, pues su figuración en los restaurantes de nuestras ciudades es bastante reducida.


25 años de sabrosa cocina portuguesa en Medellín

De la edición impresa (Edición 304)

Don Inacio Gonçalvez no me conoce, pero yo lo tengo en mi memoria desde sus primeros días en nuestra ciudad. Lo recuerdo con su vestido impecable, su camisa sport bien planchada y con el cuello por encima de la solapa. De lejos un europeo, y de cerca, un auténtico portugués cuya manera de hablar propia a su sencillez, solo le permitía pronunciar mínimas palabras en español pues el resto era su lengua materna y punto.


Adulaciones y Recomendaciones para mis colegas

De la edición impresa (Edición 303)

Nietzsche, el fílósofo alemán del que poco se conoce sobre sus pasiones culinarias, decía que: “elogiar es peor que censurar”. Hoy después de mucho rato de tener como compañeros de páginas en esta separata a Olga Clemencia Villegas de Estrada, Anita Botero, Alvaro Molina y El Tiburón Anfitrión, me voy en contravía del sesudo germano para manifestarles a cada uno de ellos, en mi humilde condición de comentarista cocinera, mis más leales reconocimientos por el trabajo que vienen haciendo en esta separata, la cual, gracias a sus amenos artículos goza de gran aprecio entre los lectores de nuestro periódico. No pretendo desparramarme en adjetivos babosos; voy sí a reconocer el que cada uno de ellos está presentando en su temática una propuesta de información gastronómica, verdaderamente refrescante o, mejor dicho, deliciosa.

Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.