A El Viejo John hay que ir con hambre. Siguiendo la costumbre de los restaurantes de comida antioqueña de antaño, las porciones son generosas y el servicio, sin importar el increíble volumen de clientes que rotan por sus mesas, es cálido y personalizado.

Picada para tres

John Vásquez, o El Viejo John, como todos lo conocen, montó su restaurante a media cuadra del parque de Sabaneta, hace 28 años, con dos empleados. Hoy cuenta con más de cincuenta, gracias al éxito de su surtida carta de 49 platos, entre asados a la parrilla y platos típicos, en la que sobresalen las morcillas, los tamales y los chorizos (de pura carne de cerdo picada), manjares artesanales elaborados con condimentos frescos, a diario en su cocina.

Las populares picadas son, por su tamaño, un reto suculento. “Con la picada para dos personas, comen muy bien tres; con la picada para tres, comen entre cuatro y cinco personas; y con la que es para cuatro, pueden llegar a comer hasta siete. Son platos muy abundantes”, advierte John Vásquez, quien también recalca que otro producto estrella de su restaurante son los fiambres en hoja de bijao.

Cada picada está compuesta por carne de res, carne de cerdo, morcilla, chorizo, chicharrón, papas, patacones, tomate, y se puede adicionar costilla, con un costo adicional.

John Vásquez

La punta de anca, el churrasco, el típico montañero, el mondongo, los frijoles con chicharrón, los calentados mañaneros y platos exclusivos de los fines de semana, como el sancocho trifásico y las albóndigas sudadas con yuca y hogao, son algunas de las especialidades de El Viejo John.

El restaurante abre desde las seis de la mañana hasta la medianoche, aunque los fines de semana suele extender su horario habitual. La dirección es carrera 45 No. 70 sur - 42. Informes y reservas en el 288 7022.