SOS POR EL AIRE

Bueno, aquí estoy yo, otra vez, dando la lata con el tema del aire… ¡Pero es que no es para menos! Estoy tan preocupada con este asunto… Por eso, cuando mis compañeros y amigos de EAFIT me hablaron sobre la iniciativa “SOS por el aire”, liderada por el escritor Pablo Montoya y la Universidad de Antioquia, no dudé ni un segundo en unirme a las actividades que se proponen dentro de esta campaña.

La situación de nuestro aire (el de Medellín) es tan alarmante, que desde la Academia se quiere enviar un mensaje contundente respecto a la necesidad de tomar medidas urgentes para mejorar la calidad del aire que diariamente entra a nuestros pulmones. Por eso, y afortunadamente (¡aplausos con hurras!), todas las universidades del G8 (no el grupo de países, sino el de instituciones de educación superior de Medellín -la Universidad EIA, la Universidad EAFIT, la Universidad CES, la Universidad de Antioquia, la Universidad Nacional, la Corporación Universitaria Lasallista, la Universidad de Medellín y la Universidad Pontifica Bolivariana-, valga la aclaración) decidieron unirse a la campaña #SOSporElAire y, durante el mes de noviembre, éstas estarán realizando diversas actividades encaminadas a generar consciencia y movilización social por este tema.

En EAFIT, por ejemplo, este miércoles 2 de noviembre hicimos una actividad en la que, en poco más de media hora, acompañados por Pablo Montoya, a quien tuve la fortuna de conocer (no es por chicanear, pueess), y al son de un cuarteto de cuerdas de la Camerata Jaibaná, repartimos tapabocas y maticas de albahaca, y recogimos más de 100 firmas para las ya más de 10.000 que suma la petición lanzada por el escritor, en la cual se pide que se implementen políticas públicas para mejorar el aire y el medio ambiente de Medellín (todavía me parece poco lo que se ha estado haciendo desde el gobierno municipal, ejem).

Fotos de la campaña SOSporElAire que hicimos esta semana en EAFIT. Fotos por Carlos Cadena y Alejandro Álvarez

Fotos de la campaña SOSporElAire que hicimos esta semana en EAFIT. Fotos por Carlos Cadena y Alejandro Álvarez

Para no alargarme más con este tema, aquí les dejo algunos extractos de la carta abierta de Pablo Montoya, con los cuales me identifico plenamente y, además, apoyo:

“[…] La situación que vivimos ahora es producto de una serie de políticas equívocas que han convertido nuestro entorno en un infierno en el que reinan altos índices de contaminación ambiental. Tal crisis requiere, para resolverla, medidas tan drásticas como necesarias. Si no se realizan planes estructurados y a largo plazo que conlleven a una ciudad y sociedad limpia, estaremos condenados a vivir esta encrucijada insoportable de mugre, humo, polución y muerte a la que hemos llegado. Ya es más que evidente que el pico y placa y el día sin carro son pañitos de agua tibia ante el tamaño de nuestra degradación ambiental.

El imparable y peligroso flujo automotriz, la ausencia de un verdadero y eficaz transporte público, la desaparición progresiva de pulmones verdes, el control irregular a los desechos sólidos y gases contaminantes derivados de las actividades de la industria, el desmesurado lobby de las empresas transportadoras, inmobiliarias y constructoras, y la preocupante falta de programas reales de educación para promover la conciencia ambiental en los ciudadanos son caras que muestran con claridad la dimensión de la alerta que se ha desatado.

Ahora bien, una de las razones principales de esta crisis, no solo ambiental sino también social, es la gran cantidad de carros y motocicletas que entran a Medellín y sus municipios aledaños. Cantidad que hace tiempos excedió, y con demasía, las capacidades mismas que tiene nuestro espacio para enfrentarla. Se sabe que el arribo del flujo automotriz se hace sin ningún control, o con controles pírricos en los que están directamente comprometidas la empresa privada y las autoridades estatales. No es necesario describir ahora este contubernio corrupto que solo funciona en aras de enriquecer a algunos. […]”

P.D1: Si quieren apoyar esta petición, pueden firmar en este link: https://goo.gl/pd0XfK

Recuerden que la calidad del aire de Medellín es pésima, es la más mala de Colombia, y nosotros, TODOS los días, ¡estamos metiendo esa cantidad de contaminantes en nuestros pulmones!

P.D2: El 15 de noviembre las universidades que están participando en #SOSporElAire promoverán un día sin carro, para que empecemos a movernos por la ciudad de una manera más sostenible. ¿Nos unimos todos al reto?

 

verde-que-te-quiero-verde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.